Your browser doesn’t support HTML5 audio

20221124 David Hirtz

–Ha participado de la mesa de diálogo con la comisión de Obras Públicas del Senado encabezada por el ministro Leonardo Nardini. ¿Pudieron dialogar sobre la orientación de la obra pública y los servicios pautada para 2023 dentro del Presupuesto?

Estuvimos la mayoría de los miembros de ambos bloques integrantes de la comisión de Obras y Servicios Públicos del Senado. Fue una invitación del ministro a su despacho, acompañado del jefe de gabinete. Centralmente, el ministro expuso su programa respecto a las inversiones para este año y nos ofreció repasar un poco las obras que en cada sección electoral y en cada distrito se habían ubicado, para tener nuestra opinión, nuestra mirada. De modo que fue una buena charla, en términos de analizar la cantidad de obras para cada lugar.

Y luego, naturalmente, nosotros planteamos la demanda de nuestro espacio, como lo venimos haciendo ya hace años, desde la gestión de Vidal, de tener ese Fondo de Infraestructura Municipal (FIM), que va por fuera del programa de obras públicas que la Provincia manda a la Legislatura. Este tema, si bien se está discutiendo en otro ámbito, porque se plantea en la discusión del Presupuesto de la Provincia a través de la comisión de Presupuesto, de todos modos también era oportuno hablarlo con el ministro, porque finalmente ese recurso se administra a través del Ministerio de Infraestructura y, en el caso de las obras y los recursos de este año y del año pasado, han llegado con mucha lentitud, ha habido muchas dificultades en las remesas, en las rendiciones de cuentas, en la aprobación de esas rendiciones. Y transitando una etapa inflacionaria tan alta como la que hoy tiene el país, esas demoras hacen que los municipios tengan serios problemas para poder avanzar con las obras y certificarlas y las empresas, a su vez, poder soportar la inflación con precios congelados durante prácticamente un año. Esto el ministro lo entendió y se comprometió a hacer mucho más dinámica y ágil la aprobación de las rendiciones de cuentas, de la presentación de proyectos, etcétera. Así que fue un diálogo productivo pero no pasó mucho más allá de lo que estoy contando.

Leonardo Nardini.

–Y en términos generales ¿qué balance puede hacer de la obra pública en la Provincia? ¿Fue activa la obra pública que se dio en los distintos distritos durante este 2022?

La obra pública de la Provincia ha estado dentro de los parámetros históricos. El Ministerio no ha alcanzado a ejecutar todo el presupuesto que tenía previsto, por estas cuestiones de las licitaciones y adjudicaciones que se hacen más lentas que lo previsto, el armado de los proyectos, las aprobaciones respectivas. Sobre todo, teniendo en cuenta que hay ciertos proyectos que están siendo financiados por organismos internacionales y éstos son bastante exigentes en materia de la presentación de documentación. También hablamos de este tema, porque hay obras que vienen con financiamiento internacional aprobadas hace cuatro, cinco, seis años, y la idea es que la Legislatura autorice al Poder Ejecutivo a que esos endeudamientos que se obtuvieron años atrás y no han sido utilizados totalmente puedan ser utilizados. Esto también facilitaría el avance de obra. Y la proyección de la ejecución y del Presupuesto para este año, según el ministro, está dentro de los porcentuales habituales e históricos de los últimos años; no es que haya más obras previstas ni menos tampoco.

–Me imagino, senador, que estos encuentros fortalecen el trabajo entre el Ejecutivo y los diferentes legisladores, más allá del signo político.

Naturalmente. Nada es mejor para una comisión de un rubro determinado en la Legislatura que la posibilidad de conversar tranquilamente con el responsable del área en el Poder Ejecutivo. Todos coincidimos en que era mucho mejor la posibilidad de una conversación en el despacho del ministro, con tiempo suficiente, distendidos y sin interrupciones. A veces se hacen en el marco de la Cámara, cuando los ministros nos visitan, y se hacen prácticamente frente a una multitud de gente, asesores, colaboradores, que no está mal que estén. Pero la charla exclusivamente ente los legisladores y el ministro y su gabinete siempre es más productiva