Mirá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con el diputado Luciano Bugallo.

Participaste del paro agropecuario en San Pedro. Desde el Gobierno nacional aseguran que no entienden el porqué del paro agropecuario. Sostienen que hubo un aumento en la venta de maquinarias, que el problema del gasoil está resuelto. ¿Usted qué respuesta le da a estos comentarios del Ejecutivo nacional?

Primero, que el gobierno nacional siempre nos tiene acostumbrados a tratar de buscar excusas y a no hacerse cargo de los problemas.  Siempre están buscando qué decir, por ejemplo, que el desabastecimiento del gasoil tiene que ver con la faltante internacional… Y el resto de los países, excepto Argentina y Venezuela, no tiene desabastecimiento.

Hablamos de una crisis de crecimiento, cuando es una crisis de empobrecimiento. Siempre están buscando dar vuelta el mensaje para no hacerse cargo de los problemas, y creo que el primer paso primordial para poder solucionar los problemas que tenemos los argentinos es reconocerlos de una manera cruda, sin un posicionamiento ideológico y ver de qué manera se pueden resolver.

El campo ya está acostumbrado a las respuestas por parte del oficialismo. Desde el 2008 no entienden cuáles son los mensajes ni los reclamos del sector.

Imagínate que nosotros somos gobierno y nos ponemos a actualizar la situación internacional: lamento que los ucranianos que la estén pasando mal, pero como país tenemos una oportunidad única. Nosotros producimos justamente lo que en el mundo hoy sale caro. ¿Cómo podemos hacer para exportar el doble y captar la mayor cantidad de dólares que están en el mundo dando vueltas? Eso lo tendría que estar pensando el gobierno. ¿El gobierno está haciendo eso? No. Estamos buscando explicaciones absurdas de por qué suben los precios en la Argentina.

Hoy el gobierno tendría que estar mirando a los productores de frente y decirles: muchachos, ¿qué necesitan para duplicar la producción? Que siembren el doble de hectáreas productivas, que pongan mayor cantidad de fertilizantes para tener una mayor cantidad de rinde, que no solo garanticemos el abastecimiento del mercado interno sino que tengamos el doble para producir y traer dólares.

El gobierno tendría que estar mirando a los productores de frente y preguntarles qué necesitan. Terminamos en chicanas absurdas de que no sabemos qué es lo que el campo pretende

El campo qué diría. En primer lugar, garantizar el combustible. Hoy no tenemos combustible. Bájame retenciones, elimíname el desdoblamiento cambiario. Si no le garantizás un poco de rentabilidad al productor, no va a invertir, y si bajás un poquito la presión impositiva, automáticamente un montón de hectáreas pasan a ser rentables y eso se traduce en más producción, en más exportaciones, en más trabajo en el interior.

Eso sería lo que tendríamos que estar discutiendo a nivel política y terminamos en chicanas absurdas de que no sabemos qué es lo que el campo pretende, que se quejan de llenos.

Entonces, este no es un paro político como sostienen desde el Ejecutivo nacional.

Yo creo que todo es político. Quizás no es un paro partidario, que quizás es la crítica. Es un paro político porque estamos planteando políticas claras. La primera pregunta es ¿cuál es el rumbo? ¿Hacia dónde vamos? De hecho, Fernández cuando asumió se jactaba de “yo no tengo plan, no creo en los planes”, y la verdad que está a la vista.

Hoy nadie sabe cuál es rumbo, y no hablamos solamente de producción. Una familia lo primero lo que te pregunta es qué va a pasar. Nadie sabe nada, ni siquiera el gobierno. No hay un rumbo. La inflación es galopante.

Y en el medio, un reclamo del sector que creo que es el principal aliado que podría tener el gobierno para salir adelante y eligen castigarlo, ponerle trabas, cerrar las exportaciones y lo que ya estamos acostumbrados.

¿Falta mayor dialogo entre el Ejecutivo tanto provincial como nacional con los productores rurales?

Vos podés dialogar con una planta y podés creer que la planta te escucha y te vas a ir contento porque vas a decir la planta me escuchó. Pero no vas a obtener ningún tipo de resultados. El reclamo de los productores tiene que ver más con la falta de política nacional y no tanto en lo provincial. La presión impositiva, el abastecimiento del combustible.

Y Julián Domínguez es un experto del diálogo sin llegar a ningún lado. Las entidades caen en esa trampa de decir tuvimos un diálogo amable pero en lo concreto no llegamos a nada. ¿De qué te sirve un diálogo donde decimos que estamos todos de acuerdo pero a la hora de políticas públicas no llegamos a ningún lado?

Lo llevo al plano electoral, pensando en el 2023. ¿Cuáles son los desafíos de Juntos por el Cambio? ¿Qué le espera al espacio para las próximas elecciones a nivel provincial?

Tenemos una responsabilidad gigante por delante porque no tengo dudas que Juntos por el Cambio si hace las cosas bien, más otros opositores, seguramente terminemos confluyendo en un gran frente republicano, no tengo dudas de que vamos a ser gobierno en el plano nacional y en el plano provincial.

"No tengo dudas de que vamos a ser gobierno en el plano nacional y en el plano provincial. El tema es plantearnos para qué queremos ser gobierno"

El tema es plantearnos para qué queremos ser gobierno, qué vamos a hacer cuando seamos gobierno y cómo lo vamos a hacer. Cuando definamos eso creo que de ahí van a salir quiénes van a ser los candidatos que mejor pueden representar esa oferta que llevemos a las elecciones.

Creo que hay algo rescatable que es muy fácil mantener la unidad siendo gobierno porque generalmente los cargos te terminan ordenando, hay liderazgos y un ordenamiento vertical. Lo que es muy difícil es mantener la unidad siendo oposición y creo que Juntos por el Cambio en eso ha dado una muestra de total madurez política de ser respetuoso como oposición.

Falta un año y medio para las elecciones. Creo que no es momento de hablar de candidatos, sí de propuestas, sí de contarle a la sociedad qué es lo que vamos a hacer y volver a generar esa épica que en su momento la tuvimos