Escuchá la entrevista de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Julio Pasqualin

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Julio Pasqualin

-Me gustaría comenzar hablando de la actualidad de la UCR. ¿Qué dejó como principales conclusiones la Convención Nacional?

Me parece que el radicalismo vuelve a dar un paso de calidad frente a la ciudadanía, mostrando un partido que sigue estando preparado para el debate interno. El radicalismo hoy se puede convertir en la brújula de Juntos.

En la Convención hubo debates acalorados. Se debatió por qué los bloques no están unidos en la Cámara de Diputados de la Nación, por ejemplo. Esas son algunas cuestiones que todavía faltan limar, pero dimos una señal no solo a la coalición sino a la sociedad de que el radicalismo está preparado para ejercer el poder.

-¿Qué destaca de la figura de Gastón Manes, flamante presidente de la Convención Nacional?

Estamos muy orgullosos porque viene de la segunda sección. Desde el punto de vista político es un gran articulador, busca los consensos, entiende la política como diálogo y solución de conflictos.

-Recientemente declaró que esta actualidad de la UCR “no es un veranito pasajero” y que el partido “está cosechando los frutos de años de experiencia”. ¿Está de acuerdo?

Fue una frase muy afortunada. En el gobierno de Mauricio Macri aplicamos la “ética de la responsabilidad” porque, si bien en algunas cuestiones no estábamos de acuerdo, acompañamos muchas políticas sin hacer ruido.

Hoy tenemos que practicar lo que se llama la “ética de las convicciones” que tiene que ver con el desarrollo del radicalismo y lo que quiere para la Argentina.

-Desde la UCR han manifestado la necesidad o el deseo de ampliar la coalición. ¿En esta ampliación puede intervenir una figura como la de Javier Milei?

Las ampliaciones tienen que ser siempre en base a programas y no a las personas. No estoy viendo que podamos coincidir (con Javier Milei) sobre todo en los derechos.

Nos hacen ruido ciertas premisas de los libertarios, el modo, la forma, que nos fueron siempre aversivas. De cualquier manera, me parece que tenemos que tener una mirada amplia y establecer consensos pero en base a programas.

-Lo llevo al ámbito legislativo. A nivel nacional está abierto el debate por la Ley de Salud Mental. Usted es vicepresidente de la Comisión de Salud de la Cámara baja. ¿Qué opina de esta legislación?

Creemos que hay un desconocimiento en el debate público sobre la ley, que no impide la internación voluntaria.

Hay una mala implementación de la misma, el personal de guardia tiene que estar capacitado para recibir una situación de conflicto y no lo está; también tiene que haber presupuesto.

No quiere decir esto que no tengamos un debate sobre la ley, pero primero me parece que hay que poner en juego una aplicación más eficaz de la legislación.

-¿Cuáles son otros de los ejes de trabajo que abordará desde la Comisión de Salud?

Justamente intenté hacer una unidad de trabajo, ya que soy vicepresidente de la Comisión de Niñez y también estoy en la Comisión de Adicciones.

La problemática de la niñez y de la salud mental en la salida de la pandemia es muy conflictiva. La adolescencia tampoco la está pasando bien y recién ahora estamos sintiendo en la piel estos años de no escolaridad, encierro y distancia entre las relaciones humanas