Escuchá la entrevista de GRUPOLAPROVINCIA.COM con la diputada Romina Del Plá

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Romina Del Plá.

-Recientemente usted se manifestó por la demora en la conformación de las comisiones, que ha llevado a que el Congreso esté, prácticamente, paralizado. ¿A qué atribuye esta situación?

El hecho de que solo se hayan conformado tres comisiones de diciembre a esta parte y haya habido tres sesiones para discutir, principalmente, la entrega al FMI, es sintomático de la crisis política y económica que hay.

La Cámara de Diputados está atravesada por el enfrentamiento entre los principales sectores políticos, el oficialismo y Juntos por el Cambio. En ese punto, el Congreso está de espaldas a las problemáticas de la población.

No se están abordando ni aquellos proyectos que tienen acuerdo de todos, ni iniciativas urgentes, como la que presentamos desde el Frente de Izquierda para aumentar salarios, jubilaciones y asignaciones sociales.

-Desde el FIT denuncian que vienen siendo excluidos de las comisiones que se han conformado hasta el momento.

En nombre de la supuesta paridad entre los principales bloques, a los más chicos nos están excluyendo. Somos cuatro diputados y diputadas, no pude haber argumentos para sacarnos de todas las comisiones. Nosotros vamos a todas las comisiones y expresamos nuestro planteo, nadie nos puede callar.

Integrar o no integrar una comisión no es un tema menor, porque te permite firmar dictámenes e incluso presentarlos en minoría, y también presionar para que los proyectos presentados por nuestro bloque se traten.

-Por último, la llevo al orden judicial para hablar del Consejo de la Magistratura. La Corte Suprema asumió el control del organismo. ¿Qué opinión le merece?

Nosotros lo que vemos con claridad es que el debate sobre quién preside o no el Consejo, o su composición, no modifica más que las disputas del lobby de los principales bloques políticos, porque para el conjunto de la población no cambia la situación de una justicia al servicio de los negocios y de las grandes patronales.

Nosotros planteamos una reforma integral del sistema judicial donde jueces y fiscales sean electos por el voto popular, a la vez que puedan ser destituidos quienes no cumplan con sus funciones.

Realmente a partir de este cambio de calidad se puede pensar en una justicia con independencia de los gobiernos de turno y de los grandes intereses económicos del país