Your browser doesn’t support HTML5 audio

20221201 Luciano Bugallo

–¿Qué análisis puede hacer de la actividad legislativa durante este 2022?

La verdad, tristísimo. Hemos tenido muy pocas sesiones y en las sesiones que hemos tenido, en concreto y siendo 100% sincero, no hemos resuelto ninguno de los problemas más urgentes para los bonaerenses, que tienen que ver con la falta de trabajo, con la situación económica, por supuesto, con las cuestiones que nos alcanzan a los bonaerenses. La cuestión económica tiene que ver con una situación nacional, pero la Provincia podría haber pensado en lo que es alivio de la presión impositiva y no trabajamos en ese sentido. La inseguridad es un desastre, la educación es un fracaso. La verdad es que como Legislatura dejamos mucho que desear y, sobre todo, que el nivel de debate que propone el kirchnerismo es un absurdo. Nosotros como oposición siempre hemos sido responsables, nos hemos sentado cuanta vez se nos solicitó para discutir; siempre hemos sido una oposición contributiva, en el sentido de que no nos dedicamos a poner palos en la rueda. Si hubiera sido al revés y JxC gobernara a nivel nacional y provincial, imaginando el rol que el kirchnerismo hubiera tenido en este contexto, nosotros como oposición estamos lejos de eso.

En las sesiones que hemos tenido, en un 90% se discuten cuestiones que son absurdas, burocracia, proyectos que no tienen absolutamente nada que ver con la realidad y con la agenda de necesidades urgentes de los bonaerenses. Así que, en ese sentido, un fracaso. Es responsabilidad del Ejecutivo convocar a las sesiones y marcar un poco la agenda de temas. Lamentablemente (o afortunadamente), también tenemos una paridad en el poder de las fuerzas dentro de la Legislatura, lo cual no le permite al oficialismo imponerse en la Legislatura como si fuese una escribanía, y lo obliga en este sentido a sentarse a negociar. Lo concreto es que cuando uno mira la agenda de temas de la Legislatura y la compara con la agenda de temas de la sociedad, no hay ningún punto en común.

–Ahora se viene uno de los debates más importantes, que es por la ley de leyes, el Presupuesto 2023. ¿Pudo analizar, en rasgos generales, la propuesta que envío el Ejecutivo?

Sí, lo estuvimos mirando. Es un presupuesto moderado, típico de año electoral, donde a grandes rasgos no hay aumentos de impuestos considerables. Hay algunas cuestiones que en lo personal tocan más de cerca, como algunos aumentos en lo que son los inmobiliarios, sobre todo el inmobiliario rural, en un contexto en el que hemos perdido más del 50% del trigo, la campaña gruesa se vislumbra como muy mala por la sequía, por las heladas tardías. Uno entiende que la Provincia tiene que asegurarse la recaudación, pero están pensando en aumentos del 45, 50%, donde la mayoría de los productores no han podido cosechar absolutamente nada. Vuelvo a repetir: dista un poco de la realidad real. Y por otro lado, cuando uno compara con el incremento de los ingresos de los bonaerenses, no está acompañado en los porcentajes que plantea el oficialismo con respecto a los aumentos impositivos.

Más allá de eso, diría que es algo moderado, pero no está puesta la agenda productiva sobre la mesa, no se está pensando en este contexto de crisis nacional y por supuesto también a nivel provincial, no hay reducción de impuestos. Nosotros hemos trabajado sobre la eliminación, por ejemplo, del impuesto inmobiliario complementario, que es un absurdo, que prácticamente a la Provincia no le significa un gran ingreso pero sí jode a la producción. Hoy, un productor que tiene 5000 hectáreas de campo en una sola partida termina pagando mucho menos impuesto que un productor que por ahí tiene 500 hectáreas repartidas en varias partidas. No se está pensando en base a aquellos que invierten, que generan trabajo, que pagan impuestos, y que son el sector privado, que mueve la economía.

–En este contexto, con tensiones profundas con los intendentes del interior por el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM), por el Fondo de Seguridad, todavía sin definiciones, ¿va a tener Axel Kicillof su presupuesto? ¿Han tomado algún tipo de definición desde la oposición?

Vuelvo a repetir lo mismo que dije antes: nosotros, como oposición, estamos siempre dispuestos a dialogar, a encontrar puntos en común, y somos una oposición constructiva. No somos destructivos, no somos de poner palos en la rueda por el solo hecho de poner y de oponernos por el simple hecho de ser oposición. Eso está en plena discusión y debate, siempre y cuando el oficialismo piense la provincia como un todo, y no como una cuestión de grieta, de municipios amigos y enemigos, de municipios propios y ajenos, y pongamos a los bonaerenses en primer lugar sobre la mesa. Si se cumplen esas condiciones, nosotros vamos a estar a favor de darle las herramientas que la Provincia necesita. Pero siempre y cuando lleguemos a un consenso, y no sea una imposición