Your browser doesn’t support HTML5 audio

20221118 Soledad Alonso

–Ayer participó del acto por el Día de la Militancia, en la ciudad de La Plata, con Cristina Kirchner como única oradora. ¿Qué balance puede hacer de su discurso?

Bueno, un balance muy real, muy contemporáneo de lo que nos está sucediendo, en la coyuntura absoluta de todos los temas. Habló claramente de la importancia de lo que ella dijo hace dos años: de alinear tarifas con salarios, con jubilaciones y con precios, que lo decía desde la base de la experiencia, ¿no?, al no sólo haber acompañado como mujer de un presidente en el mandato de Néstor, sino dos veces mujer presidenta, con conocimiento de causa y con la profunda vocación de aportar hacia el país. Lo que se ve en Cristina es el amor incondicional a nuestra patria. Ella sigue dejando absolutamente todo para que vivamos mejor. Y evidentemente hay una gran parte de la política que todavía esto no lo entendió. Hay mecanismos desde la economía, de la política, pero desde la economía puesta al servicio de la política, que hacen que vivamos mejor los argentinos y las argentinas, y se demostró en el gobierno de Néstor y en los dos gobiernos de Cristina. Y hay otras políticas que, como las del macrismo, nos endeudan y nos dejan absolutamente atados en la dependencia económica, y las de este gobierno de Alberto Fernández, que para nosotros, y desde lo personal (no lo dijo Cristina esto, ¿no?), no llevan adelante las peleas con las personas y los grupos económicos concentrados, de poder, que realmente tienen que llevar. Si uno, como clase obrera, pudo ver que en la pandemia los trabajadores y trabajadoras optaron por recibir menor salario en su momento, en 2020 y 2021, a condición de que las empresas no cerraran y a condición de que el empresario pudiera mantener su capital para que ellos pudieran también mantener su trabajo, llega un momento de crecimiento económico en nuestro país que solamente lo están viendo muy pocos. El crecimiento económico existe, es real, pero lo ven muy pocos. Y eso es la famosa distribución de la riqueza. En 2015 el salario de los trabajadores y las trabajadoras impactaba en un 50% del PBI. Eso sucedió en tres momentos históricos de la vida de nuestra patria y fue en tres gobiernos peronistas: dos gobiernos de Perón y un gobierno de Cristina. Como ella explicaba, que lo decía el Banco Mundial, se duplicó la clase media, en la clase obrera supimos lo que era tener un ahorro, cuando decían que nos habíamos acostumbrado a comprarnos un aire acondicionado o un celular. ¡Sí! Y también nos habíamos acostumbrado a cambiar el auto, a comprarnos una casa, a poder acceder a un crédito accesible. Sí, nos acostumbramos a eso, que creo que es a lo que se tienen que acostumbrar todos los argentinos y las argentinas a través del trabajo, que debe ser el factor de la movilidad social ascendente. Lo que está faltando hoy es trabajo, lo que está faltando hoy es esa posibilidad de ahorro, lo que nos está faltando hoy como clase obrera son esas políticas que Néstor y Cristina nos demostraron que era posible aplicar en nuestro país.

–Ayer, cuando la militancia interrumpió su discurso al grito de Cristina presidenta, ella citó a Perón: dijo “Todo en su medida y armoniosamente”. ¿Le hubiera gustado a usted, en términos personales, alguna pista más precisa sobre su futuro de cara a 2023?

Yo creo que está. Creo que ella es prudente, que no es el momento político para hacer el lanzamiento de una candidatura. No estamos para eso. Estamos para ordenar el gobierno, para ordenar la economía, para ordenar el trabajo. Y creo que sí, que nosotros sentimos que tenemos candidata. Nosotros los peronistas y los kirchneristas, que somos lo mismo, sabemos que tenemos a una persona que va a darlo todo, como ella lo dijo y como siempre lo demostró. Porque, como decía Perón, mejor que decir es hacer. Nosotros y nosotras tenemos candidata y estamos profundamente convencidos, pero la verdad es que ¿qué más se le puede pedir a esta mujer que lo dio todo, no sólo en sus dos mandatos como presidenta, sino el gran acto de renunciamiento que hizo en 2019, poniendo a otro compañero del movimiento nacional y popular, como Alberto Fernández, para que presidiera la lista y ella acompañar, sabiendo que los votos de ella son fundamentales para un gobierno nacional, popular, democrático y feminista? Pero, aparte, nada es sin Cristina. La verdad que la fuerza de la esperanza es ella. Y cuando dicen que el cambio real fue el kirchnerismo, del 2003 al 2015, eso es un cambio. El otro “cambio” en realidad lo que hizo fue retroceder a los noventa. Las políticas de Néstor y Cristina, y vamos a hablar ahora de Cristina, porque es la persona que podemos tener en presente y en el futuro, nos demostraron que hizo la gran transformación de la patria. Creo que eso es lo que necesitamos: la esperanza, la fuerza de la esperanza. ¡La esperanza, vos fijate, de volver al 2015! Qué paradójico. Uno tiene la esperanza de volver a vivir los mejores diez años de la vida del movimiento obrero, los mejores diez años de la vida los jubilados y las jubiladas, el mejor plan de inclusión previsional de la historia argentina y de Latinoamérica. Éramos ejemplo también hasta en el salario mí­nimo vital y móvil en dólares. Creo que nosotros tenemos la esperanza de volver a ese punto para volver a caminar ese sueño y ese camino que nos enseñaron Perón, Eva, Néstor y Cristina que es posible. Con justicia social.

Quiero hacer un párrafo aparte para contarte que yo presenté, y que lamentablemente no lo pudimos tratar en la Cámara de Diputados por la falta de quórum provocada por Juntos por el Cambio, un proyecto de preocupación por la falta de tratamiento en la Cámara de Diputados de la Nación del proyecto, que ya tiene media sanción en el Senado, de la Ley de Inclusión Previsional, que es una nueva moratoria, que nuestro país necesita que se haga ley, porque hay 800.000 personas que no se van a poder jubilar si esto no se hace realidad. Y esto tiene que ver con lo que nosotros, como peronistas y como kirchneristas, queremos para nuestra patria. Queremos más derechos, queremos más dignidad para nuestros adultos mayores, queremos más inclusión, que es movilidad en el salario. Eso ayuda al almacén de barrio, al comercio que vende zapatillas. Cuando los abuelos y las abuelas tienen plata y viven mejor, toda la familia también vive mejor: los nietos, los hijos que no tienen que estar ayudándolos económicamente. Y además es un derecho que supimos construir entre 2003 y 2015. Durante las moratorias, el Fondo de Garantía de Sustentabilidad se duplicó. Durante las moratorias, la industria nacional creció. Durante las moratorias, tuvimos el menor índice de desocupación de los últimos veinte, treinta años. Entonces, son políticas públicas que nuestro gobierno también tiene que tomar la decisión política de llegar a los consensos que necesitan para poder hacerlo ley para nuestra patria. Esto también es parte del discurso de ayer de Cristina. Porque es lo que Cristina nos enseñó. Y nosotros, como militantes, tenemos la obligación de luchar por nuestros principios