Grupo La Provincia entrevistó de forma exclusiva al diputado provincial por Juntos por el Cambio, Luciano Bugallo. En la charla, el legislador realizó un análisis sobre lo que se pone en juego en las próximas elecciones y habló sobre el “hartazgo” de los ciudadanos con el modelo de país actual.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Luciano Bugallo

-¿Cómo analiza las PASO que serán en menos de tres semanas y qué considera que está en juego?

Lamentablemente la Argentina se encuentra en una disyuntiva que tiene que ver con qué modelo de país quiere adoptar, el modelo de un país con trabajo, sacrificio, esfuerzo, inversión privada y progreso. Por otro lado un país que el kirchnerismo quiere y representa -y hay sobrados ejemplos en algunas provincias puntuales- que es el país de la dádiva, el de un sector privado sometido o quebrado, un modelo más de índole socialista donde todas las decisiones pasan por el gobierno central y el resto tiene que acatar decisiones absurdas como hemos visto en el transcurso de la pandemia, y donde una casta política no obedece ni siquiera sus propias reglas.

Creo que hay dos países que se están disputando y no hay término medio lamentablemente. Prueba de esto es cuando ve al presidente Fernández hablar y abrazarse con Gildo Insfrán en Formosa, provincia que ha violado los derechos humanos de sus habitantes, no hace falta irse a Venezuela para conocer de primera mano lo que es un desastre.

Con Santiago del Estero, con Formosa y con Santa Cruz. Cuando vemos al presidente abrazándose con Insfrán y diciendo que es un ejemplo, lo está afirmando sin tapujos, sin indirectas, nos está diciendo “este es el modelo al que vamos”. Y cuando uno ve las decisiones que fueron tomando como encerrarnos durante un año y ellos haciendo una vida totalmente distinta, te da la pauta de qué es lo que se está poniendo en juego hoy.

-¿Estas son algunas de las preocupaciones que le manifiesta la gente cuando recorre las calles?

La provincia de Buenos Aires es muy amplia. Vos tenés una provincia que es el AMBA, otra que es el Conurbano y otra que es el interior productivo. Mi área de trabajo e incidencia está más vinculada a lo que es el interior, que es la provincia más pujante, más activa, la de la agroindustria, la de los productores agropecuarios. Dentro del sector agropecuario hay un hartazgo con decisiones que se han tomado como el aumento de retenciones, no se sabe cuál es el rumbo, a dónde vamos en materia productiva, se han cerrado las exportaciones de carne. Cierran las exportaciones con la excusa de que la carne va a bajar y termina subiendo.

Después hay cuestiones que tienen que ver con lo jurídico, con algunas señales que ha dado el Gobierno que preocupa al sector productivo. Después cuando vos te arrimás más a lo que es el Conurbano o el AMBA está el problema de la inseguridad, el narcotráfico, la falta de trabajo, la crisis económica golpea a todos los sectores, el aumento desmedido de la inflación, cada vez que vas al supermercado o compras menos o tenés que gastar más.

Y nos mienten diciendo que las exportaciones de carne o que no sé qué, cuando hay una impresora que no para de emitir billetes, por otro lado, una alta presión impositiva que cuando vos vas al supermercado y comprás dos bolsas, una es para el Estado, porque corresponde prácticamente a la sumatoria de impuestos. Y esto ni hablar cuando vos vas al Conurbano y ves la decadencia, la destrucción y la falta de un Estado o la presencia de un Estado ausente, donde está más ocupado en la dádiva y no de generar condiciones para salir adelante.

-¿Nota que hay un hartazgo general con la falta de un modelo claro?

Sí, hay un modelo que no se sabe hacia dónde va, dicen una cosa y hacen otra, el ministro de Educación por ejemplo decía que las aulas abiertas no generaban contagios y después las cerraban. Por otro lado, hay un hartazgo con toda la política y en esto también uno tiene cierta responsabilidad. Hoy cuando vos le preguntás a la sociedad cuáles son los cinco puntos principales a donde va su agenda, cuáles son sus preocupaciones, te dicen que son el trabajo, la economía, la inseguridad, la educación y por supuesto la pandemia. Cuando muchas veces vos escuchás las discusiones por ejemplo en la Legislatura te das cuenta que la agenda está desfasada de la realidad de todos los argentinos.

La semana pasada tuvimos una sesión absurda, ridícula, -y perdón que lo diga así- lo más al pedo que podríamos haber tenido, dos horas de sesión para tratar proyectos y discursos políticos, beneplácitos por Perón, por Evita y estupideces que no tienen nada que ver con la necesidad que está atravesando el país y principalmente la Provincia que tiene que ver principalmente con la situación economía calamitosa. Prometieron que iban a llenar la heladera y la gente tuvo que vender la heladera para poder comer. Cuando uno está en campaña y la gente reclama, uno no puede hacer otra cosa que ponerse al lado del ciudadano de a pie y decirle “la verdad que tenés toda la razón del mundo”. Yo siento que estoy tomando esos temas y trabajándolos, pero uno también es parte del sistema político y tiene que hacerse cargo