En esta segunda entrega de una nota con Grupo La Provincia, el titular del bloque de diputados nacionales del PRO y ex ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, evaluó la labor del Congreso en el contexto de la pandemia, y señaló la necesidad de volver a los debates presenciales “muy rápidamente”.

Por otro lado, el ex funcionario provincial lamentó no poder “acceder a los números del delito” para comparar la gestión del actual gobierno con la suya entre 2015 y 2019, manifestó su preocupación por el aumento de la violencia, y su postura respecto a la edad de imputabilidad.

En la primera parte de la nota, se había referido a su intensión de ser candidato a la gobernación en 2023, evaluó las figuras de otros dirigentes de peso dentro de Juntos por el Cambio, y analizó la gestión del gobierno nacional en el contexto de la pandemia.

¿Cómo ve la gestión de la seguridad en la provincia Buenos Aires?

Difícil con la pandemia, pero no puedo acceder a los números, con lo cual podría verlo mejor. Y a mí me gusta discriminar los números, porque hay delitos que son mucho más fuertes que otros, quiero ver el homicidio después de robo, por ejemplo.

¿Porque no se puede acceder a los números?

Porque no hay números.

¿No hay estadísticas o no las muestran?

No sé, sé que es un año de pandemia.

En nuestra gestión impulsamos mucho las denuncias, porque era el análisis que nosotros necesitábamos hacer. Por eso, hicimos la aplicación, todo un proceso muy grande del sistema único de la provincia.

Pero, tengo muchos conocidos a los que si era por un robo menor, les decían que por la pandemia no fueran, y no les tomaban la denuncia. Entonces, esa estadística empieza a mentir.

El sistema de hacerlo desde tu casa desapareció. Tenía una cantidad de denuncias mensuales que era importante, te daba una radiografía, podías hacer el mapa del delito en serio, saber dónde atacar y dónde no, qué tipos de robos.

Delito de robo de celular, de goma de auxilio, de garrafa, como no los recuperan por el seguro, no hacen la denuncia, y eso es una falla, porque después uno no tiene el marco de dónde y cómo se robó.

"En nuestra gestión impulsamos mucho las denuncias, porque era el análisis que nosotros necesitábamos hacer"

Eso es algo que pudimos hacer con otros delitos, y nos dio como resultado la baja del 35% de homicidio en la provincia de Buenos Aires, la baja del 90% de secuestro extorsivo.

Son datos que se pueden revelar, son cosas que no se pueden esconder como la piratería, dos veces fuimos tapa de diarios nacionales por ser el único distrito de los 24, que bajaba el delito de piratería.

Sé que este es un año atípico, donde la policía tiene un agotamiento bestial, porque tiene que cuidar a los chicos en las fiestas clandestinas, y antes, que no salieran en la cuarentena.

A medida que la pandemia deja de ser noticia, también aparecen todos los temas de inseguridad en la televisión, y uno empieza a ver también muchos más delitos violentos. Cuando tengamos las estadísticas podremos comparar.

¿Cómo evalúa este año de pandemia en el Congreso de la Nación?

Fue un año de mucho trabajo, donde el gobierno necesitó herramientas que nosotros le dimos. Después las herramientas pueden servir para una obra de arte o para tirar una pared abajo, y me parece que el gobierno a muchas no las ha utilizado, ha sacado una cantidad muy importante de decretos de necesidad y urgencia, más de 65.

"A medida que la pandemia deja de ser noticia, uno empieza a ver también muchos más delitos violentos"

Creo que también han habido debates interesantes y hemos tenido sesiones de más de 24 horas.

El Congreso ha trabajado mucho, lógicamente la forma de funcionar favorece al gobierno, porque es mucho más fácil llegar a un quórum cuando uno se puede conectar de una pantalla desde cualquier lugar del país, a tener que estar presente, venir a un horario y demás. Aparte las cámaras terminan tomando a los que estamos en el recinto, y los periodistas terminan hablando con nosotros.

Cristian Ritondo, diputado nacional del PRO y ex ministro de Seguridad bonaerense

Me parece que tenemos que volver a la normalidad muy rápidamente. El Congreso online, era necesario, y los argentinos lo usaron para su trabajo, pero requiere algunos debates que para mí tienen que ser presenciales, que tienen una profundidad y una decisión, que no son para mañana sino que necesitan que nos sentemos, discutamos y nos miremos a la cara.

¿Qué opina de la ley de baja de imputabilidad, un tema que se volvió a poner en primer plano en los últimos días?

Tiene que haber una ley responsable. Acá no se trata de si es menor o no, sino de cómo impedimos el delito, o si al que entra al delito desde muy joven no lo sacamos peor, cómo recuperamos a esa persona y le damos alternativas de construcción en su visión de la vida.

"Es mucho más fácil llegar a un quórum cuando uno se puede conectar de una pantalla"

Por eso la pereza con el narcotráfico que tanto decíamos. Hoy no se ve o yo no me entero que haya bunkers derribados, era también porque muchas veces en los lugares más humildes, el que vendía droga era el vivo y el que iba a laburar todos los días era un tarado, y muchas veces los pibes querían tener una vida fácil y no una complicada.

Por eso la lucha contra el narcotráfico también sirve para alejar del delito a los chicos, porque si no, el ejemplo es malo, el ejemplo es que vive mejor el que vive con la delincuencia.

Y la droga lleva a muchas cosas, está pegada a otros delitos. Cada vez que yo investigaba un delito, desde un desarmadero hasta bandas de secuestradores, la droga estaba en el medio.

Por eso me cansé de titular y decir que la madre y padre de todos los delitos en la provincia de Buenos Aires, es el narcotráfico y la droga, y hay que seguir peleando. Eso no lo veo, ni secuestro, ni quema de drogas, ni bunkers derribados, que yo eso lo aprendí de las Madres en Lucha contra el Paco, muchas mujeres que habían perdido a sus hijos en esa pelea.

"No veo ni secuestro, ni quema de drogas, ni bunkers derribados"

El día que me dijeron “donde hubo muerte tiene que haber vida”, y empezamos con eso, yo recibí los aplausos y los abrazos más lindos que recibí en la provincia de Buenos Aires, de madres de villas, lugares muy humildes de dónde sacamos esos bunkers; porque creían que nunca iba a pasar.

Y me parece que es una política que se tendría que haber seguido, porque una vez que lo derribás y el municipio se interesa, se puede hacer una plaza o un centro de recuperación de adictos, con distintas organizaciones. Es algo que se perdió en la provincia