Andrés De Leo, senador provincial por Juntos por el Cambio, expresó: “La realidad demostró que la Ley de biocombustibles de Máximo Kirchner fracasó. No solo perjudicó a los productores de biocombustibles, sino que puso en riesgo el abastecimiento y benefició a grandes empresas, afectando fuentes genuinas de trabajo”.

En sus redes sociales, el legislador agregó: “Hoy, en el contexto de crisis y falta de gasoil para la producción, el Gobierno tuvo que recurrir, tarde y mal, a aumentar el corte de biocombustibles a los combustibles tradicionales, incluso por encima del 5 por ciento que marca la Ley actual. En la Provincia de Buenos Aires también hay un vacío respecto de esta situación. El gobernador Kicillof dijo que quería la PBA fuera una provincia petrolera, sin embargo, desatendió la situación y hoy no existe una ley que se ocupe de promover combustibles alternativos”.

“En 2020 presenté un proyecto de Ley para impulsar la producción sustentable de biocombustibles y desarrollar un plan para propiciar el reemplazo de combustibles fósiles. Hoy el contexto internacional nos da la razón, el futuro del autoabastecimiento es con los biocombustibles”, subrayó.

Por último, De Leo marcó que “el objetivo central de este proyecto es generar políticas dirigidas a fortalecer el crecimiento, en cuanto a producción y consumo, de biocombustibles en la PBA, que contribuya al crecimiento económico. Políticas energéticas serias y previsibles y basta de improvisaciones”