Andrés De Leo, senador provincial por Juntos por el Cambio, manifestó que “lo que pasó en Olivos es lamentable porque hemos vivido un acto de una absoluta hipocresía de parte del Presidente que en momentos que se estaban tomando decisiones extremadamente duras y cuando el Presidente nos daba clases y, además, con tono enérgico, podía tildar de idiotas, imbéciles, a aquellos que violaban la cuarentena y decía que nos teníamos que encerrar en nuestras casas, que no podíamos visitar a nuestros familiares”.

En declaraciones radiales, el legislador recordó que tuvo “un fallo en la justicia bahiense en contra de, por ejemplo, poder visitar a mi madre de 83 años en Tres Arroyos y mis hijas y nietas, en el mismo momento el Presidente estaba llevando adelante esta actividad que, evidentemente, es un cachetazo muy fuerte a la credibilidad”.

“Todos sabemos que cuando se daña la palabra presidencial, se daña la máxima investidura de la República y esto me parece que no es bueno para nadie”, añadió a la vez que indicó: “Creo que ahora resta el camino de que la justicia actúe como corresponde porque, si no, ya también se dañaría la credibilidad de la independencia judicial y de otras de las instituciones de la República”