“Buscamos poner freno a la circulación, concientizar a los vecinos de no relajarse y volver a cuidarse utilizando los tapabocas, manteniendo la distancia social y restringiendo las reuniones sociales especialmente en lugares cerrados. Sin embargo, nadie pone el foco en la limitación de las manifestaciones en la vía pública”, alertó.

Su queja se centró en los piquetes y al respecto dijo “Cientos de personas se movilizan todos los días en distintos puntos de la ciudad y la provincia de Buenos Aires. La gran mayoría de esos vecinos provienen de municipios que integran el AMBA, el principal foco de contagio del país”.

E indicó que así como se pide un esfuerzo a los comerciantes e industriales en limitar sus actividades, hay que pedirles a los dirigentes sociales que busquen otros mecanismos para manifestarse.

“Nadie pone en tela de juicio las necesidades que se plantean, pero existen otros caminos para llegar al dialogo que podrían explorarse antes de llevar adelante movilizaciones que lo único que hacen es ir en contra de los protocolos sanitarios establecidos”, dijo.

“Nos merecemos vivir en una sociedad ordenada pero tenemos que volver a enderezar el barco”, señaló