En declaraciones radiales, el alcalde de Lanús, Néstor Grindetti, se sumó a las voces opositoras que salieron a cuestionar la decisión que tomó el gobierno bonaerense de otorgar 50 mil pesos para viviendas a familias vulnerables.

Concretamente, señaló: “Hay un problema estructural que no se soluciona con un parche”, comentó en torno al déficit de viviendas.

E indicó que “Este incentivo económico para evitar tomas está mal pensado porque otorga un beneficio sobre un delito. Pasó mucho tiempo y no debiéramos llegar a esto”