El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, afirmó hoy que más de 10 millones de ciudadanos de su país estaban sin suministro de electricidad a causa de una nueva ola de bombardeos rusos, justo cuando el invierno empieza a apremiar a una población que resiste embates en los casi nueve meses de guerra.

"Actualmente, más de 10 millones de ucranianos están sin electricidad", lamentó Zelenski, quien precisó que las regiones de Odesa (sur), Vinnytsia (centro), Sumy (noreste) y la capital Kiev (norte) eran las más afectadas.

Previamente, había denunciado "otro ataque terrorista ruso".

"Los sitios civiles son el principal blanco, Rusia le hace la guerra a la electricidad y la calefacción, destinadas a la gente, al hacer explotar centrales eléctricas y otras instalaciones energéticas", repudió el mandatario en un foro económico.

Rusia afirmó que el sufrimiento de los civiles en Ucrania es "la consecuencia" de la negativa de Kiev a negociar, según la agencia de noticias AFP.

Ucrania ya había sido golpeada el martes por una serie de ataques que dejaron sin electricidad por varias horas a unos 10 millones de usuarios, según las autoridades.

Los bombardeos rusos de hoy dejaron al menos 14 heridos en Dnipro (centro-este), entre ellas una adolescente de 15 años, informó el gobernador regional.

En la región de Kiev, la defensa ucraniana derribó dos misiles de crucero y drones suicidas rusos Shahed, de fabricación iraní, según la administración militar de la capital.

Los bombardeos de estos últimos días se produjeron después de que las fuerzas rusas se vieran obligadas a retirarse de Jerson por una contraofensiva ucraniana. (Télam)