El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, rechazó hoy un informe de Amnistía Internacional (AI), publicado ayer, que acusa a las tropas ucranianas de violar el derecho internacional al utilizar infraestructura civil como bases militares, argumentando que la organización humanitaria "traslada la responsabilidad a la víctima".

"Vimos hoy un informe completamente diferente de Amnistía Internacional, que lamentablemente intenta amnistiar al estado terrorista (por Rusia) y trasladar la responsabilidad del agresor a la víctima", dijo Zelenski en su discurso diario difundido en redes sociales.

"No hay ninguna condición, ni siquiera hipotética, en la que se justifique un ataque ruso a Ucrania. La agresión contra nuestro Estado es injustificada, invasiva y terrorista", declaró el mandatario, según recogió la agencia de noticias AFP

En su último informe, la organización señaló incidentes en 19 localidades donde las fuerzas ucranianas habrían puesto a civiles en peligro, al establecer bases en zonas residenciales y lanzar ataques desde zonas pobladas.

La organización apuntó que otras opciones, como operar desde bases militares o desde zonas boscosas, no habrían puesto en peligro a los civiles.

"Hemos documentado una tendencia de las fuerzas ucranianas a poner en peligro a los civiles y a violar las leyes de la guerra cuando operan en zonas pobladas", declaró Agnes Callamard, secretaria general de Amnistía.

Sin embargo, el grupo por los derechos humanos subrayó que eso "no justifica en absoluto los ataques indiscriminados rusos" contra la población civil.

El informe también fue rechazado por la responsable de Amnistía Internacional en Ucrania, Oksana Pokalchuk, y su equipo.

Pokalchuk expresó en un mensaje en Facebook que el informe fue elaborado por investigadores internacionales que no tuvieron en cuenta los comentarios de su equipo.

La responsable atribuyó los errores del informe a "la burocracia, falta de comprensión del contexto local, un sistema de trabajo inflexible y desconsideración hacia la opinión del equipo ucraniano y la posición de la comunidad que defiende la legalidad en Ucrania".

Ayer, ni bien se conoció el informe, el canciller ucraniano, Dmytro Kuleba, expresó su "indignación" y acusó a la ONG de equiparar las acciones de un criminal -Rusia- con una víctima -Ucrania-.

"Estoy tan indignado como ustedes por el informe de Amnistía Internacional. Lo considero injusto", escribió el canciller en Facebook.

Entre abril y julio, expertos de Amnistía investigaron bombardeos rusos en las provincias ucranianas orientales de Jarkov, Lugansk y Donetsk y en la sureña Mikolaiv.

Los investigadores inspeccionaron los lugares alcanzados por los ataques e interrogaron a supervivientes, testigos y familiares de las víctimas.

La ONG también criticó a Rusia, al decir que sus conclusiones "no justifican de ninguna manera los ataques rusos indiscriminados" contra la población civil.

En un video publicado también en Facebook después del posteo escrito inicial, Kuleba exigió a la organización "dejar de crear la falsa realidad de que considera a todos un poco culpables".

"Este comportamiento de Amnistía Internacional no busca llevar la verdad al mundo, sino crear un falso equilibrio entre el criminal y la víctima, entre el país que destruye a cientos y a miles de civiles, ciudades, territorios, y al país que se defiende desesperadamente", dijo. (Télam)