En medio de un clima de festejo en el bunker electoral y en las redes sociales, el vocero de la campaña del candidato presidencial correista Andrés Arauz, el excanciller Guillaume Long, reconoció hoy en diálogo con Télam que el resultado del balotaje en Ecuador "probablemente va a ser más apretado" de lo que esperaban, pero se mostró convencido de que ganarán.

"Probablemente (el resultado) va a ser más apretado de lo que esperábamos, pero fue una campaña muy difícil. Ha sido una campaña muy muy desigual y frente a esa campaña tan brutal en nuestra contra, la de hoy será una doble victoria", pronosticó Long en diálogo telefónico con Télam.

El vocero de la campaña recordó todos los obstáculos legales y "la enorme asimetría en los medios" que sufrió Arauz en estos meses, pero destacó que la jornada electoral se desarrolló finalmente "sin irregularidades sistémicas".

"Fue muy difícil llegar hasta aquí. Estábamos con todas las alertas prendidas. A pesar de esto, hemos dicho públicamente que el CNE (Consejo Nacional Electoral) respetó la voluntad popular en la primera vuelta y que la jornada de hoy pudo desarrollarse sin irregularidades sistemáticas o significativas. Ha sido una fiesta democrática", opinó.

Long destacó además que tuvieron delegados fiscalizando en casi todas las 39.000 mesas electorales abiertas en el país y que tienen a cientos de informáticos analizando los datos que les enviaron para generar su "propio conteo rápido".

Mientras avanza esta fiscalización, se mostró confiado en que el CNE cumplirá su palabra y difundirá los resultados finales esta noche: "Esperamos que sea así...pero sabemos que hay zonas más alejadas del país que suelen demorar más en subir esa información. Pase lo que pase, pedimos esperar los resultados y los vamos a esperar."

Este mensaje de cautela y paciencia es clave por esta hora entre el correísmo porque temen que se instale como el resultado el sondeo de boca de urna que publicó la empresa Cedatos, la misma que en 2017 dio ganador a Lasso, pese a que el escrutinio final terminó dando ganador al entonces candidato correista.

"Sabemos que Cedatos es la continuidad de toda esta campaña sucia que tuvimos que padecer en esta segunda vuelta presidencial. La gran prensa y los grandes medios de televisión estuvieron a favor de Guillermo Lasso, y ahora esta encuesta es muy dudosa. Los llamados exit polls no son datos, son opiniones, no tienen un valor científico", repitió una y otra vez el excanciller.

Cedatos lo dio ganador a Lasso por varios puntos porcentuales, mientras que otra encuestadora, Clima Social, estimó que se impuso Arauz, pero con una ventaja un poco menor.

Según Long, hay otros boca de urnas no publicados que dan "una leve ventaja a Arauz o un empate técnico".

Mientras el vocero daba la entrevista, el escrutinio oficial seguía avanzando a paso acelerado y lo ubicaba a Lasso primero con una leve ventaja que, según Lasso, se "revertirá cuando se empiecen a cargar masivamente los votos de la costa ecuatoriana", una región donde el correismo suele tener más apoyo. (Télam)