La familia de los exdiputados del Valle del Cauca secuestrados y asesinados por la extinta guerrilla colombiana de las FARC solicitaron hoy a la Justicia Especial para la Paz (JEP) la pena máxima de ese tribunal contra los líderes del disuelto grupo armado y ahora partido político de izquierda Comunes, confirmó el abogado Juan Camilo Sanclemente a la revista Semana.

"Estos sujetos (FARC) son los máximos responsables de los crímenes de secuestro que se cometieron contra la población colombiana, por eso se debe imponer una sanción máxima", afirmó Sanclemente, quien precisó que el pedido de los familiares fue hecho a través de la organización no gubernamental Fundación Defensa de Inocentes .

La pena máxima, debido a la naturaleza del tribunal de justicia transicional (JEP) que se pactó tras la firma del acuerdo de paz en el 2016, sería de ocho años.

El 11 de abril de 2002, las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) tomaron la Asamblea del Valle del Cauca y secuestraron a 12 diputados.

En este hecho, tres personas perdieron la vida: un policía que vigilaba el edificio, un camarógrafo que cubría la noticia y el conductor del automovil que transportaba al profesional audiovisual.

Cinco años después –el 18 de junio de 2007–, 11 de los diputados habían sido asesinados por la guerrilla; el único sobreviviente fue Sigifredo López. (Télam)