El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no acudirá a la cumbre del cambio climático COP26, que comenzará el domingo en Escocia, ya que "todo el mundo iba a tirarle piedras", justificó hoy el vice Hamilton Mourao.

"El presidente sufre una serie de críticas ambientales. Entonces iría a un lugar donde todo el mundo va tirarle pierdas. Igualmente, hay un equipo robusto que llevará adelante la negociación", dijo Mourao a periodistas al hablar sobre la ausencia del mandatario a la cita mundial organizada por la ONU.

Bolsonaro viajó a Roma para participar de la cumbre del G20 y luego se trasladará al norte de Italia para visitar la tierra de sus antepasados y el cementerio de soldados brasileños caídos durante el apoyo a los aliados en la Segunda Guerra Mundial.

Poseedor del 60% de la selva amazónica, Brasil es señalado por su política de flexibilización o abandono de fiscalización de la tala del área crucial para la biodiversidad y la eliminación de dióxido de carbono de la atmósfera.

El jefe de la delegación de Brasil en la COP26 de Glasgow es el ministro de Ambiente, Joaquim Leite, acompañado por el de Minas y Energía, Bento Albuquerque, y el presidente del Banco Central, Roberto Campos Neto.

Para Mourao, existe un "perfil ideológico y económico" contra Bolsonaro más allá del ambiental.

Click to enlarge
A fallback.

El general retirado a cargo de la presidencia hasta el miércoles dijo que "la mayoría de la gente que tiene conciencia ambiental es de izquierda y además hay una cuestión económica que busca poner barreras a nuestro pujante agronegocio". (Télam)