El gobierno chavista de Venezuela anunció hoy que inició junto al de Alemania un “proceso de normalización” de la relación diplomática bilateral, a cuatro meses de la expulsión del embajador alemán en Caracas, Daniel Kriener.

El acuerdo fue alcanzado hoy en Berlín, en una reunión entre la directora para América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores alemán, Marian Schuegraf, y el vicecanciller para Europa venezolano, Yván Gil, informó el gobierno venezolano en un breve comunicado.

“De esta manera, se avanza en la restitución de los canales de diálogo diplomático en el marco del respeto mutuo y de la preeminencia del derecho internacional”, dice la nota, publicada por el canciller Jorge Arreaza en su cuenta en Twitter.

En virtud del acuerdo, el presidente Nicolás Maduro dejó sin efecto su decisión de declarar “persona non grata” a Kriener, adoptada el 6 de marzo pasado, y el gobierno alemán resolvió que el diplomático retorne a Caracas, agregó el texto.

Aquella vez, Maduro fundó su decisión en los “recurrentes actos de injerencia” de Kriener “en los asuntos internos del país”, según el comunicado que emitió entonces la cancillería venezolana.

La resolución llegó después de que Kriener mantuviera una serie de encuentros con el presidente interino designado por el parlamento, Juan Guaidó, y otros diplomáticos acreditados en Caracas. (Télam)