Venezuela inició hoy y hasta el próximo domingo una nueva semana de cuarentena "radical y estricta" en medio de la segunda ola de la pandemia de coronavirus y el aumento de contagios y muertes generados por la variante brasileña, que mantiene colapsados los centros de salud del país.

El nuevo confinamiento se da en el marco del esquema del "7 más 7" que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro impuso en el país latinoamericano para controlar el avance de la pandemia, y que contempla una semana de aislamiento seguida de otra de flexibilización.

"Estaremos en cuarentena radical, consciente y necesaria. Con el método venezolano y el cumplimiento de todas las medidas de bioseguridad, vamos a cuidarnos. Qué nadie afloje y máxima prevención", pidió anoche el mandatario, informó la agencia de noticias Ansa.

Durante esta semana se activarán solo los comercios de los sectores considerados prioritarios, como salud, alimentación, seguridad y transporte, por lo que los trabajadores de estas áreas están exentos de acatar la cuarentena, pero deberán portar sus respectivos credenciales y salvoconductos.

Las autoridades nacionales y regionales, así como los cuerpos de seguridad del Estado, por instrucciones de Maduro, reforzarán durante estos siete días de restricciones las labores de vigilancia a fin de garantizar su cumplimiento, minimizar la movilidad y evitar eventos públicos.

Hasta el momento Venezuela recibió 800.000 dosis de vacunas contra el coronavirus, entre las 300.000 rusas Sputnik V y 500.000 chinas de Sinopharm.

Con ellas inició el pasado 18 de febrero la inoculación, primero con el personal sanitario, de seguridad, y diputados del Parlamento, para incorporar luego a los maestros y en los últimos días a los adultos de la tercera edad.

Maduro dijo que espera que para "mayo, junio o julio se pueda comenzar a implementar la vacunación masiva en el país".

Anunció que esta semana se hará efectivo el resto del depósito de la cuota completa de los 120 millones de dólares del sistema Covax, coordinado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para acceder a más de 11 millones de vacunas y vacunar a más de 5 millones de venezolanos.

El Gobierno descartó usar la vacuna de AstraZeneca luego de que se la vinculara a casos de formación de coágulos en Europa y Canadá, por lo que el Covax deberá enviar cualquiera de las otras dosis aprobadas por la OMS.

Venezuela acumula 183.190 contagios de coronavirus y 1.905 muertos desde el inicio de la pandemia, según cifras del Gobierno.

La oposición viene alertando hace dos semanas que los hospitales del país se encuentran ante una situación de "colapso inminente" por el incremento de los casos de Covid-19, tras la llegada de la mutación brasileña. (Télam)