Venezuela realizó los pagos correspondientes al mecanismo Covax, tal como lo había anunciado el presidente Nicolás Maduro varios días atrás, y recibirá finalmente las dosis de vacuna anticovid en cuanto estén disponibles, confirmó hoy un portavoz de la Alianza para la Vacunación Gavi.

"Venezuela se unió recientemente al Covax y honró sus compromisos financieros", dijo la fuente de Gavi, que junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS) creó el mecanismo Covax de distribución de fármacos a países de renta baja.

"Esperamos suministrar las dosis para Venezuela en cuanto tengamos la disponibilidad de las vacunas que el país eligió", añadió la fuente consultada por la agencia de noticias AFP, sin dar más detalles.

El domingo, Maduro dio un ultimátum al Covax al sentenciar: "O nos mandan las vacunas o nos devuelven el dinero", y acusó al distribuidor de haberle "fallado a Venezuela".

De inmediato, Covax respondió que estaba "tratando de resolver" el envío, por lo que dio por aceptada la demora, que también se presenta en varios países pobres que asimismo han lanzado duras críticas a ese mecanismo.

Maduro aseguró que el país había realizado todos los pagos pendientes "haciendo magia para desbloquear los recursos", pero que no había recibido ninguna vacuna hasta el momento.

El proceso de vacunación avanza lentamente y, según Maduro, un 11% de la población ha sido inmunizada.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), oficina regional de la OMS, afirma no obstante que solo unas 224.000 personas recibieron las dos dosis de la vacuna rusa Sputnik-V y la china Sinopharm, mientras Maduro afirmó el 24 del mes pasado que había llegado al país el primer lote de la cubana Abdala.

Venezuela ha sido golpeada por sanciones financieras de varios países, en especial Estados Unidos, que dificultan su acceso al sistema financiero internacional.

El país, con 30 millones de habitantes, ha registrado más de 276.000 casos de covid-19 y cerca de 3.200 muertes, según cifras oficiales que fueron objetadas, por organizaciones como Human Rights Watch, que consideran que el balance real es mayor. (Télam)