Venezuela está contenta con el proceso de negociaciones con la oposición que se realiza en México y espera retomarlo pronto, declaró hoy el ministro de Exteriores venezolano, Félix Plasencia.

La afirmación del diplomático abre la posibilidad de retomar el diálogo, luego de que a mediados de octubre último el Gobierno venezolano lo suspendiera en rechazo a la extradición a Estados Unidos de un empresario sospechado de lavado de dinero y de ser testaferro del presidente Nicolás Maduro.

"El diálogo entre el Gobierno legítimo de Venezuela que preside Nicolás Maduro y la oposición (está) en marcha muy bien, gracias a la facilitación del Gobierno del presidente López Obrador en México, eso funciona muy bien", aseguró hoy Plasencia, al encontrarse con su par ruso, Serguei Lavrov, en Moscú.

"Hemos tenido ya tres reuniones y está pendiente una cuarta reunión, que esperamos que se celebre pronto, pero lamentablemente fue afectada por la decisión arbitraria de Estados Unidos de secuestro de un miembro de la Mesa, del embajador Alex Saab", denunció el canciller venezolano, según la agencia de noticias Sputnik.

Plasencia agradeció los esfuerzos de Rusia, que actúa como uno de los países acompañantes de las negociaciones en México.

El proceso de negociaciones comenzó en agosto pasado y se había venido realizando en México con la mediación de Noruega.

Click to enlarge
A fallback.

La cuarta ronda de consultas debía celebrarse en octubre, pero poco antes de la fecha acordada, Jorge Rodríguez, quien lidera la delegación del Gobierno en el diálogo, anunció que suspenderían su participación en el diálogo, tras acusar a Estados Unidos, que tiene fuertes vínculos con la oposición venezolana, de "brutal agresión" y de "secuestro".

Su anuncio llegó horas después de que el empresario venezolano Álex Saab fuera extraditado desde el archipiélago africano de Cabo Verde, donde estuvo detenido 491 días, hacia a Estados Unidos, que lo requiere por sospechar que cometió lavado de dinero y actuó como testaferro de Maduro.

Su abogado Manuel Pinto Monteiro denunció que su extradición fue ilegal porque el proceso en Cabo Verde no se realizó totalmente.

Dos semanas antes del pedido de extradición, la misión oficial había designado a Saab como integrante de su equipo de diálogo como medida para presionar su liberación, que calificó de un secuestro. (Télam)