Uruguay puso en marcha hoy una nueva fase de su plan de vacunación contra el coronavirus, que llamó “Barrio a Barrio”, con la idea de llegar con la inmunización a los sectores que todavía no recibieron ninguna dosis, por estar alejados de los centros vacunatorios o por simple desinterés.

"Estamos llevando la vacuna a los lugares más recónditos y no nos vamos a detener hasta llevar la vacuna hasta el último uruguayo", aseguró el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, que adelantó que después habrá un programa idéntico pero “empresa a empresa”.

Salinas explicó que ese nuevo programa será puesto a disposición inicialmente de frigoríficos, avícolas e industrias, “porque nos protegemos entre todos y es bueno que los compañeros tengan la disposición de que llegue un móvil y así vacunarse".

El “Barrio a Barrio” arrancó en el Municipio F, en asentamientos como el de Santa María Eugenia, donde viven 236 familias.

"Estamos trabajando para, en estas dos o tres semanas, poder ir a todos los barrios de Montevideo", afirmó al ciclo Telemundo el subsecretario de Salud, José Luis Satdjian.

El plan “Barrio a Barrio” se desplegará en 56 barrios y asentamientos de Montevideo y en unas 90 ollas populares de Canelones, a cada una de las que concurren alrededor de 200 personas.

Por otro lado, Salinas dijo que su visión es “complementaria” a la del presidente Luis Lacalle Pou en torno a la obligatoriedad de la vacuna.

"No me gusta entrar en contradicción con el presidente. Tenemos visiones complementarias del tema. En cuanto a la población en general, me parece que sí es correcto que sea voluntaria y que el método sea la persuasión", dijo Salinas, según el sitio del diario El Observador.

Lacalle Pou dijo que el jueves pasado que no acordaba con la obligatoriedad de la inmunización. “Por suerte, como muchos de nosotros pensamos y éramos optimistas, la gran mayoría de los uruguayos se ha ido a vacunar”, destacó entonces el mandatario.

Finalmente, Salinas dijo que en las próximas horas analizará si se reinstaura la cuarentena obligatoria para quienes vuelvan del exterior, ante la aparición de los primeros casos de la variante delta en Uruguay. (Télam)