Uruguay pasó de ser el país que controlaba el coronavirus al de mayor contagios diarios en América Latina, algo que preocupa al Gobierno de Luis Lacalle Pou, que tras haber sido la excepción a la regla después de atravesar el primer año de pandemia casi sin restricciones, se apresta ahora a tomar medidas para reducir los casos.

En su último informe diario, dado a conocer ayer, las autoridades reportaron 1.182 casos positivos de un total de 10.257 test, cifra que marca un índice de positividad de 11,5%, y cinco fallecidos por la enfermedad.

El aumento de los casos se observa a simple vista: la curva muestra con claridad una línea plana hasta mediados de octubre, cuando se reportaban menos de 10 por día, salvo excepciones en las que los contagios diarios trepaban a 20.

Pero desde octubre a esta parte Uruguay registró un aumento permanente de los contagios que lo llevó a este pico de cuatro cifras en marzo.

Ayer Lacalle Pou se reunió con el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), encuentro en el que los expertos le reiteraron las recomendaciones que le habían hecho en el informe que presentaron a principios de febrero, consignó el periódico uruguayo La Diaria, que cita fuentes del GACH.

En dicho reporte se recomendaba suspender las clases presenciales en los colegios secundarios y mantener la educación inicial y primaria.

Además, está previsto que el Gobierno renueve la limitación del derecho de reunión impuesto en diciembre pasado, que se vencería en los próximos días y que será tratado el jueves por ambas cámaras del Congreso, según el diputado oficialista Rodrigo Goñi.

Además de la del GACH, el lunes también se reunieron representantes del Sindicato Médico del Uruguay y las sociedades científicas con el titular del Ministerio de Salud Pública, Daniel Salinas, para analizar la situación de la pandemia.

Zaida Arteta, secretaria general del SMU, dijo en una rueda de prensa que reducir la movilidad implicaría un impacto que se notaría “en los próximos días”.

Subrayó que los ingresos actuales a terapia intensiva (131), no son los casos de ayer sino de hace 15 días, por lo que se puede esperar “que esta situación quizás se mantenga o empeore en el número de casos”.

Según dijo, Salinas concordó en que la "situación es crítica” y les manifestó que están trabajando en medidas “para bajar el número de casos”.

Además, la secretaria general del SMU aseguró que en el departamento Rivera están “saturadas” las camas de terapia intensiva y explicó que los cuidados intensivos para los pacientes con coronavirus no son iguales que para los que tienen otra enfermedad, ya que requieren “mucho más esfuerzo y mucho más protocolo”.

Hay “algunos problemas estructurales en algunos CTI que implican que se saturen antes de lo que se saturarían con otro tipo de enfermedad”, explicó la especialista y alertó que “el sistema de salud está empezando a tensionarse", completó el ministro. (Télam)