Las protestas registradas ayer en Cuba tuvieron reacciones a favor y en contra de los manifestantes, que fueron desde un reconocimiento de legitimidad de los reclamos, por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) a la advertencia contra cualquier "injerencia externa" en Cuba, por parte de Rusia.

"Consideramos inaceptable cualquier injerencia externa en los asuntos internos de un Estado soberano y toda acción destructiva que favorezca la desestabilización de la situación en la isla", indicó en un comunicado la portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores ruso, Maria Zajárova.

"Estamos convencidos de que las autoridades cubanas toman todas las medidas necesarias para restablecer el orden público en interés de la ciudadanía del país", prosiguió el comunicado, que destacó "que sigue de cerca la evolución de la situación en Cuba y sus alrededores".

En la misma línea, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, rechazó las políticas "intervencionistas" sobre la situación en Cuba y ofreció enviar ayuda humanitaria.

México podría "ayudar con medicamentos, con vacunas (contra el Covid-19), con lo que se requiera y con comida, porque la salud y la alimentación son derechos humanos fundamentales", dijo el mandatario izquierdista en su conferencia de prensa matutina, rechazando "el manejo político intervencionista".

"Reconocemos el legítimo reclamo de la sociedad cubana por medicinas, alimentos y libertades fundamentales", tuiteó por su parte Luis Almagro, secretario General de la OEA.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, también fustigó al gobierno de Cuba por la represión con "balas de goma y detenciones".

"Ayer fue muy triste por lo ocurrido en Cuba. Mucha gente cree que nunca tendremos una situación como esa, que nunca llegaremos a ser Venezuela, que no tendremos problemas como tienen otros países. Fueron a pedir alimento, electricidad y libertad. Y hay gente en Brasil que apoya a Cuba, que apoya a Venezuela", dijo el mandatario Brasileño de ultraderecha.

"Condenamos al régimen dictatorial cubano por llamar a civiles a reprimir y a la confrontación contra quienes ejercen sus derechos de protesta", añadió.

El embajador de Cuba en Argentina, Pedro Pablo Prada, reaccionó contra la difusión de imágenes y denunció que "medios argentinos, articulados con medios de EEUU, están publicando imágenes de manifestaciones revolucionarias como si fueran en contra del gobierno de Cuba e imágenes de archivo de los '90", afirmó en Twitter.

"Repugnante cobardía y cinismo en medios que ejecutan un plan de EEUU contra Cuba. Ninguno ha tenido el valor para denunciar el bloqueo. Ninguno conoce al pueblo cubano. Pueblo Argentino sabe de qué lado están (la) verdad y (la) razón", agregó el diplomático en otro tuit.

El senador estadounidense Bob Menéndez, por su parte, señaló en un comunicado que "la dictadura debe entender que no toleraremos el uso de la fuerza bruta para amordazar las aspiraciones del pueblo cubano".

La protesta de ayer en Cuba repercutió en Miami, donde miles de cubanos y cubanos-estadounidenses salieron a las calles del distrito del Little Habana para apoyar a los manifestantes.

"Estos jóvenes de hoy finalmente han dicho 'ya es suficiente, vamos a hacer lo que nuestros viejos no pudieron hacer'", dijo a la agencia de noticias AFP Yanelis Sales. "Cubanos, estamos aquí con ustedes desde Estados Unidos". (Télam)