Casi cuarenta palestinos fueron hoy heridos en la Franja de Gaza por disparos del Ejército israelí durante las protestas que se repiten en la zona cada viernes, desde hace más de un año.

El Ministerio de Sanidad de Gaza cifró los heridos en 56, 38 de ellos hospitalizados por munición real, que utiliza el Ejército como parte de los métodos de dispersión de masas, reportó la agencia EFE, aunque otra información, de la agencia Ansa, daba 24 heridos.

La organización de la conocida como Gran Marcha del Retorno, que componen todas las facciones palestinas lideradas por el movimiento islamista Hamás, advirtieron ayer a Israel que seguir disparando a los manifestantes podría llevar a una nueva escalada.

Unos 4.000 manifestantes se reunieron en cinco puntos a lo largo de la frontera, desde donde lanzaron eslóganes de apoyo a los palestinos en lucha en el Líbano y los habitantes de Jerusalén Este, que vieron sus casas demolidas la semana pasada por el ejército israelí.

Desde que comenzaran las protestas hace más de un año, en las que 306 palestinos murieron y 17 mil fueron heridos por fuego israelí, según el Ministerio de Sanidad, la inestabilidad aumentó en la frontera.

Israel considera que Hamás utiliza estas protestas para infiltrar militantes y cometer atentados.

En este periodo también hubo algunas escaladas de violencia por el lanzamiento de cohetes desde Gaza y los bombardeos de represalia de la aviación israelí, el último de ellos en mayo, que costó la vida en dos días a 25 palestinos y a 4 civiles israelíes, y fue contenido por una tregua mediada por Egipto y las Naciones Unidas.

Desde entonces descendieron los incidentes en la línea divisoria y se llevan a cabo negociaciones indirectas entre Israel y Hamás, que incluyen el alivio del bloqueo que vive el enclave desde 2007.

Durante la sexagésima octava convocatoria de hoy, los manifestantes pidieron rechazar todos los planes, como el "Acuerdo del Siglo" que prepara la administración estadounidense de Donald Trump, que consideran "liquida la causa palestina".

En tanto, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas (Abu Mazen), dio instrucción a los servicios de seguridad palestinos para que "reduzcan al mínimo necesario" la cooperación con su contraparte israelí.

La información fue revelada por la radio pública israelí Kan, pero no hubo confirmaciones oficiales ni en Ramalá ni en Israel.

La represión a los palestinos se conoció tras el anuncio de Abbas de haber tomado la decisión "de principio" de cesar de operar sobre la base de los acuerdos suscritos con Israel, como protesta por una larga serie de violaciones de esos acuerdos que él atribuye a la parte israelí. (Télam)