Unos 10.000 de los 50.000 presos reclutados en las cárceles rusas por el grupo Wagner murieron en Ucrania, donde se encontraban en primera línea en la sangrienta batalla de Bajmut, reconoció el jefe de la organización paramilitar, Yevgueny Prigozhin.

"Seleccioné a 50.000 detenidos de los cuales 20% murieron", admitió en una entrevista publicada anoche por el bloguero Konstantin Dolgov.

Por otro lado, Prigozhin indicó que una proporción similar de sus combatientes profesionales también murió en combate, sin precisar el número.

Según él, las pérdidas ucranianas son más importantes: "Yo tengo tres veces menos muertos (...) y alrededor de dos veces menos heridos", dijo Prigozhin, quien por primera vez habló de manera abierta sobre la magnitud de sus bajas, algo que el Kremlin trata de mantener en secreto.

El Ejército ruso publicó su último balance en septiembre de 2022, registrando 5.900 muertos en sus rangos.

Una reciente filtración de documentos clasificados estadounidenses calculaba al 1º de marzo las pérdidas rusas entre 35.500 y 43.500, frente a entre 16.000 y 17.500 por parte de Ucrania, pero esas cifras son estimaciones inverificables. 

El año pasado, Prigozhin, quien estuvo años en prisión en la época soviética, reclutó en las cárceles, prometiendo a los detenidos borrar la condena si sobrevivían a los combates.

Ucrania afirma que durante la batalla de Bajmut las unidades de exdetenidos de Wagner realizaron ataques casi suicidas a las líneas de defensa y fueron abatidos en gran cantidad.

Prigozhin acusó al alto comando militar ruso de haberlo privado de armamentos y municiones necesarias para evitar esas importantes pérdidas. 

"Hay ahora decenas de miles de familiares de aquellos que murieron. Probablemente, habrá cientos de miles. No podemos ocultar eso", dijo en la entrevista, tal como recogió la agencia de noticias AFP.

El grupo Wagner y el Ejército ruso afirmaron el fin de semana que conquistaron totalmente Bajmut, en el este de Ucrania, algo que Kiev niega. 

Prigozhin aseguró que sus tropas se retirarán de la ciudad antes del 1º de junio y entregarán sus posiciones al ejército regular.

Desde que estallaron los combates por su control, Bajmut, que antes de la guerra tenía unos 77.000 habitantes, se convirtió en escenario de la batalla más intensa de la guerra en Ucrania.

Luego de un largo asedio y de tomar localidades de su periferia, fuerzas rusas empezaron a ingresar a la ciudad entre diciembre y febrero, en medio de feroces enfrentamientos.

En enero, Rusia tomó la ciudad de Soledar, al norte de Bajmut, y cerró los ingresos a esta última. A principios de marzo, el grupo Wagner afirmó que ya controlaba la mitad este de Bajmut. (Télam)