Las marchas convocadas para hoy por el presidente Jair Bolsonaro en el día de la independencia nacional con un claro mensaje contra la Corte Suprema han encendido todo tipo de alarmas en el país y en el extranjero, pero ninguna tuvo mayor repercusión institucional como el temor a motines policiales.

Hace dos semanas, tras destituir a un coronel a cargo de siete batallones de la policía militarizada de San Pablo, el gobernador de la urbe, Joao Doria, alertó no solo sobre esta posibilidad en su estado, sino también en el resto del país.

"(Este levantamiento) puede ocurrir en el estado de ustedes. Aquí tenemos la inteligencia de la Policía Civil (investigaciones), que indica claramente el crecimiento de este movimiento autoritario para presionar a gobernadores e intendentes", advirtió Doria durante una reunión del foro de gobernadores realizado en Brasilia.

Horas antes, el Gobernador había destituido al coronel de la policía Aleksander Lacerda por convocar a sus compañeros de filas a sumarse a las manifestaciones a favor del mandatario, hoy, en el aniversario de la independencia del país, para pedir la intervención de la Corte Suprema, que actualmente investiga al presidente por difundir noticias falsas en las redes sociales sobre el sistema electoral e intentar instalar la idea de un fraude en las elecciones presidenciales del año próximo.

Dos días después, las palabras de Doria parecieron surtir efecto en sus pares.

Nueve gobernadores opositores al presidente Bolsonaro pidieron a la población y las instituciones una "firme actitud" para defender la "legalidad y la paz" ante las movilizaciones oficialistas de hoy.

"Los gobernadores del Nordeste reclaman a la sociedad y a las instituciones a una actitud firme en defensa de la legalidad y la paz. Solamente así Brasil tendrá condiciones de combatir la inflación, el desempleo y la pobreza, que crecen en los hogares de las familias de nuestro país", sostuvo una carta de los gobernadores.

La carta estuvo firmada por los gobernadores de la región nordeste: Maranhao, Ceará, Rio Grande do Norte, Sergipe, Alagoas, Paraíba, Pernambuco, Piauí y Bahía.

La tensión es tal que la Fiscalía de Brasilia pidió a la inteligencia policial informes sobre presuntos movimientos de amotinados para el día de hoy, una fecha que no tendrá los tradicionales desfiles militares aunque sí convocatorias bolsonaristas en varias ciudades del país. Hacia el mediodía, ya se contaban por decenas de miles los simpatizantes en las calles en el territorio nacional, según dan cuenta medios locales. (Télam)