Un detective privado que integra el equipo de la defensa del expresidente hondureño Juan Orlando Hernández, preso en Estados Unidos, presentó hoy en un tribunal de Manhattan una demanda por difamación contra el titular del Congreso de Honduras y el ministro de Comunicación, a quienes reclama 20 millones de dólares.

Según el documento, el ministro de Comunicación, Milton Benítez, desde el medio digital El Perro Amarillo, y el presidente del Legislativo, Luis Redondo, desde La Pauta, "orquestaron una persecución por parte del gobierno de Honduras" contra el detective Ángel Martínez.

La agencia de noticias AFP señaló que accedió a la querella y que también aparecía el nombre de la presidenta hondureña, Xiomara Castro, aunque está tachado a mano.

La defensa explicó que el gobierno hondureño habría incurrido en "obstrucción a una investigación de defensa federal" así como en "difamación e injurias después de una información falsa que acusa al detective Ángel Martínez de visitar una supuesta finca que dicen que pertenece a Yani Rosenthal, donde supuestamente cayó una avioneta con drogas".

El querellante considera que esta información es "fabricada", al igual que "las evidencias fabricadas en el caso de Juan Orlando Hernández".

"¡Me quieren ligar a mí con el narcotráfico!", exclamó Martínez, que asegura que la propiedad pertenece "desde hace años a un amigo" suyo, el ciudadano hondureño Oscar René Zepeda Valladares.

Los denunciados tendrán 21 días, una vez recibida la notificación, para dar una respuesta y, según la defensa, deberán comparecer en la corte federal del distrito sur para responder las acusaciones.

Rosenthal fue candidato presidencial por el Partido Liberal en las elecciones hondureñas del año pasado, que ganó Castro.

La corte del distrito sur de Manhattan lleva el caso de Hernández, extraditado a Nueva York el jueves último, acusado de tráfico de cocaína y un doble cargo de tráfico de armas.

Esa corte aceptó la demanda de Martínez, porque el detective reside en Nueva York y las "declaraciones falsas y difamatorias realizadas por los acusados se publicaron en Honduras, Nueva York, Florida, California y Washington DC". (Télam)