El presidente de Perú, Pedro Castillo, y miembros de su gabinete fueron denunciados ante el Congreso por presuntamente haber infringido varios artículos de la Constitución al proponer una reforma que permita someter a referendo cuestiones de gran importancia.

La denuncia fue presentada ayer ante la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales (SAC) del Congreso por la asociación civil Movimiento Integridad, que sostiene que el Gobierno habría incumplido varios artículos constitucionales, informó el diario La República.

Según la organización, el primer ministro, Aníbal Torres Vásquez, actuó "inconstitucionalmente" al presentarse en el hemiciclo del Parlamento planteando una moción de confianza al Congreso para aprobar un proyecto de ley que reemplace a la actual ley que limita el referendo.

Asimismo, Movimiento Integridad argumentó que la aprobación y derogación de dicha ley "es competencia exclusiva y excluyente" del Congreso, y no del Gobierno.

La ONG dijo que Castillo y sus ministros tendrían "el único propósito de forzar una negación de confianza y propiciar la disolución del Congreso, valiéndose, ilegítimamente" de un artículo de la Constitución, informó la agencia de noticias Europa Press.

Esta es la segunda denuncia constitucional a la que se enfrenta el presidente peruano, después de que la Fiscalía General lo denunciara como el máximo responsable de una organización criminal en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, favoreciendo a empresas privadas en procesos de licitación pública.

Esta semana, el Tribunal Constitucional (TC) peruano declaró la nulidad de una resolución parlamentaria que acusaba al presidente de traición a la patria y pedía su inhabilitación.

La Subcomisión de Acusaciones Constitucionales imputó a Castillo el presunto delito de traición a la patria por haber afirmado en una entrevista televisada que estaría dispuesto a conceder una salida al mar a Bolivia si así lo decidía la ciudadanía en referendo.

La resolución del TC se conoció mientras una misión de alto nivel de la Organización de Estados Americanos (OEA) terminaba su tarea de dos días en los que entrevistó a autoridades y dirigentes, con vistas a la elaboración de un informe.

Ese grupo visitó Lima a pedido de Castillo, quien reclamó la intervención del organismo en función de su Carta Democrática Interamericana por entender que la oposición parlamentaria está llevando adelante un "golpe de Estado" para derrocarlo.

(Télam)