Colombia le tomará mañana el pulso al descontento social en las movilizaciones que impulsa el Comité Nacional del Paro (CNP), 35 días después de la suspensión del paro nacional y las protestas callejeras, en una jornada en la que el sector presentará en el Congreso 10 proyectos que recogen varias de sus demandas y que coincidirá con el inicio de un nuevo periodo de sesiones y el discurso del presidente Iván Duque.

Mientras afuera miles de personas tratarán de llegar a la Plaza Bolívar, frente a la sede del Poder Legislativo, adentro diputados y senadores renovarán sus mesas directivas para el último año con la actual composición y Duque hará su discurso anual, del que seguramente dedicará varios párrafos a las movilizaciones que jaquearon su gestión por casi dos meses.

La fecha de la nueva movilización –simbólica, además, porque es el aniversario de la declaración de la independencia del país- había sido anunciada por el CNP cuando suspendió el paro, el 15 de junio.

"Algo más de un mes después de haber decidido suspender la dinámica que traíamos de movilizaciones, hay que decir que, de todas maneras, algunas movilizaciones siguieron, con menor intensidad y signadas por el enfrentamiento de las juventudes que se agrupan en las `primeras líneas´", explicó el titular de la CGT, Percy Oyola.

En declaraciones a Télam, Oyola detalló que las organizaciones nucleadas en el Comité trabajaron en este lapso "fundamentalmente en contacto con la academia (15 universidades) y con otros sectores sociales y legisladores" para elaborar las iniciativas que "contengan y desarrollen el pliego de emergencia" por el que pelean.

El CNP hará público 10 iniciativas, respaldadas por lo que llaman en Colombia "la bancada alternativa", esto es la oposición de izquierda y centroizquierda.

Los proyectos propician el pago de una renta básica por 7 meses y para 10 millones de personas; la matrícula cero para universitarios; la defensa de la producción nacional agropecuaria, campesina y artesanal; el auxilio para las pymes; garantías contra la violencia de género y protección para los colectivos de diversidad sexual; la defensa del arte y la cultura; y las garantías para el ejercicio de la protesta, entre otros.

Oyola dio por hecho que acompañarán los textos congresistas del Partido Verde, Polo Democrático, MAIS, Lista de la Decencia y Comunes, y hasta arriesga que pueden firmar "algunos del Partido Liberal y algunos conservadores".

"Como hay elecciones el año próximo, muchos creen que ganar adeptos este año puede darle réditos. Algunos se pondrán a favor de estos proyectos. Lo veremos en el momento de las firmas, cuando entra a la Secretaría General", evaluó.

Sobre lo que pueda ocurrir en la calle mañana, el sindicalista ironizó con que "ahora es el Gobierno el que bloquea las calles alrededor de los ministerios", así que si la columna no puede llegar a la Plaza Bolívar llegará hasta el Banco del República.

"Las marchas se repetirán una vez radicados los proyectos, para llamar la atención de los congresistas", adelantó.

Oyola advirtió sobre dos hechos que conspiran contra la masividad a la que aspira el CNP para mañana: por un lado, que la mayoría de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) están con ocupaciones por encima del 90% por casos de Covid-19; y, por el otro, que "hubo quienes vinieron propagando la versión de que las `primeras líneas` de todo el país se juntarán en Bogotá y supuestos informes de inteligencia advierten que detrás está la guerrilla".

Las llamadas "primeras líneas" son en general inorgánicas, no tienen jefes visibles, no están enroladas en ninguna agrupación y mantienen un accionar a menudo violento, que distanció de la protesta a algunos sectores, especialmente cuando bajó la intensidad de la represión policial que dejó más de 80 muertos, cientos de heridos y decenas de desaparecidos durante los dos meses de paros y protestas, según organizaciones de derechos humanos.

Algo de esas advertencias de Oyola se vieron ya el sábado, cuando el ministro de Defensa, Diego Molano, advirtió en Twitter que el Gobierno "no permitirá que los violentos vuelvan a robarle la tranquilidad" a los colombianos y anunció la detención de 12 jóvenes con explosivos y municiones para, supuestamente, usarlos mañana.

El Gobierno de Duque aprovechó los 35 días que pasaron desde la suspensión del paro nacional: anunció la entrada al Congreso de dos iniciativas caras a sus objetivos, una Ley Antivandalismo y una nueva Reforma Tributaria.

Los ministerios de Justicia, Interior y Defensa y la Consejería para la Seguridad Nacional trabajaron en la primera de las iniciativas, sobre tres ejes: determinar nuevos tipos penales para delitos, endurecer las penas y diferenciar la acción en contra del vandalismo de la protección a la manifestación pacífica.

En cuanto a la reforma tributaria, fue justamente una iniciativa al respecto la que disparó el comienzo del paro, y aunque el Gobierno luego la retiró del Congreso, el pliego de demandas sociales ya había cambiado y las movilizaciones se volvieron cotidianas, mucho más por la represión de las fuerzas policiales.

Ahora, el Gobierno de Duque presentó un nuevo texto, que llamó Proyecto de Inversión Social, que faculta al mandatario a fusionar sectores del Estado y eliminar otros, y planea recaudar 3.900.000.000 de dólares. Por supuesto, los funcionarios explican que no se afectará a los sectores más bajos ni medios.

Después de las quejas de organizaciones internacionales y de la visita y las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por las violaciones a los derechos humanos cometidos en el marco de la represión, habrá expectativa mañana sobre la seguridad en las calles.

Como la apertura de sesiones será presencial para diputados y senadores –ya todos vacunados-, habrá un operativo especial, también en materia organizativa, porque estarán divididos en varios salones.

El expresidente Álvaro Uribe, una voz con peso en el Gobierno, hizo en sus redes sociales un llamado para evitar hechos de vandalismo, violencia y bloqueo de calles y rutas: "Que el Gobierno y Congreso aprueben los recursos para ampliar política social; que las Fuerzas Armadas eviten bloqueos y otras formas de violencia; construyamos los que preferimos trabajar en vez de los bloqueos". (Télam)