Los trenes en la Estación del Este de París, que conecta la capital de Francia con Alemania, tuvieron que interrumpir su servicio hoy a causa de "un acto de sabotaje", informó la empresa ferroviaria estatal SNCF.

La compañía anunció que el tráfico de la estación se reanudará mañana, aunque aclaró que estará "perturbado".

"Esta mañana fuimos víctimas de un acto de sabotaje, hacia las 3 descubrimos degradaciones importantes", expresó Olivier Bancel, número dos de SNCF Réseau, el gestor del sistema ferroviario francés.

La justicia abrió una investigación sobre este incidente que el ministro de Transportes, Clément Beaune, calificó de "bastante excepcional y muy grave".

"No hay ninguna pista, ninguna reivindicación por parte de un grupo", dijo esta noche una fuente próxima a la investigación.

La del Este es una de las seis grandes estaciones parisinas y conecta la capital con ciudades como Estrasburgo y destinos como Alemania y Luxemburgo.

Los hechos se produjeron a unos 20 kilómetros de distancia de la estación, en Vaires-sur-Marne, "cuando se abrió e incendió una caja que contenía el cableado eléctrico de los paneles de circulación", indicó una fuente policial.

Esos cables son esenciales para la señalización ferroviaria y los semáforos de las vías, por lo que la compañía decidió interrumpir totalmente la circulación ante el riesgo de choques entre trenes.

Según dos directivos de la compañía ferroviaria, los autores conocían "bastante bien la red", considerando las partes afectadas, consignó la agencia de noticias AFP.

Los primeros elementos de la investigación apuntan un conocimiento del terreno por parte de los autores de la acción.

El hecho obligó a desviar algunos de los trenes de alta velocidad a una estación próxima. (Télam)