La empresa Colonial Pipeline pagó 4,4 millones de dólares de rescate a un grupo de hackers tras un ciberataque contra la red de oleoductos que gestiona en Estados Unidos por considerar que "era lo correcto para el país", informó hoy el diario The Wall Street Journal.

La información sale a la luz luego de que a principios de este mes el presidente Joe Biden denunciara un ataque contra la red de oleoductos Colonial, lo que lo llevó a firmar un decreto, el 12 de este mes, para mejorar la ciberseguridad.

Joseph Blount, CEO de Colonial Pipeline, dijo al periódico neoyorkino que el pago a los hackers fue una "decisión altamente controversial" pero necesaria debido a la paralización que afectaba a esa red de tuberías clave en Estados Unidos.

Sus comentarios fueron la primera admisión pública de que la empresa pagó por recuperar el control de esa red luego de que hackers accedieran a sus servidores, destacó la agencia AFP.

Colonial anunció el jueves que había restablecido las operaciones y las entregas de combustibles a todos los mercados tras el bloqueo registrado el 7 de mayo tras el cibertataque.

La paralización del oleoducto generó inmediatamente un fuerte incremento de compras de gasolina en el este de Estados Unidos, con la consiguiente alza de precios.

Para aliviar la escasez, el gobierno federal suspendió normas contra la polución del aire así como reglamentaciones sobre embarque y transporte.

Desconocidos bloquearon el viernes los servidores de DarkSide, una entidad supuestamente basada en Rusia que se dedica a extorsiones informáticas, a la que se le atribuye estar atrás de la operación contra Colonial.

Tras pagar el rescate la noche del 7 de mayo, Colonial recibió de los piratas un herramienta desencriptación. El pago fue hecho en bitcoins, según The Wall Street Journal.

Si bien la red de tuberías normalizó el suministro, el incidente le costará a Colonial decenas de millones de dólares adicionales para restaurar completamente sus operaciones en los próximos meses, dijo Blount. (Télam)