La encargada para América Latina del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, Cristina Gallach, llegó a Venezuela para realizar una visita de dos días que comenzará hoy con la respuesta humanitaria a la pandemia y el apoyo al diálogo político en Venezuela como puntos principales de la agenda.

Gallach, secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe, "ha ampliado su gira centroamericana para incluir una visita de dos días a Venezuela", indicó la Cancillería española en un comunicado.

La diplomática estuvo previamente en El Salvador, Guatemala, Costa Rica y Panamá.

Gallach mantendrá "numerosos contactos con los principales actores venezolanos", representantes del Gobierno del presidente Nicolás Maduro, la oposición, la sociedad civil, academia, empresas y ONG "para ver de qué manera puede España contribuir a la resolución de la actual situación de Venezuela y de los venezolanos", dijo la Cancillería.

Gallach se reunirá con el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, y la vicepresidenta Delcy Rodríguez, informó la agencia de noticias Europa Press.

Más complicado será reunirse al menos en persona con el líder de la oposición, Juan Guaidó, quien ayer anunció que dio positivo por coronavirus tras varios días de malestar y por tanto está cumpliendo cuarentena.

En cualquier caso, el propio Guaidó destacó que sus síntomas son leves.

Durante su visita, Gallach también tiene previsto mantener reuniones para interesarse por la amplia comunidad española en Venezuela, de más de 150.000 personas.

La visita de la funcionaria se produce luego de tensiones en las relaciones entre Caracas y Madrid.

A finales de febrero, Maduro ordenó "revisar a fondo" la relación con España luego de que la canciller del país europeo, Arancha González Laya, apoyara la política migratoria colombiana en medio de un masivo éxodo de venezolanos.

En una visita a la frontera entre Colombia y Venezuela, González Laya aplaudió la decisión del gobierno de Iván Duque de crear un "estatuto de protección temporal" para regularizarlos.

En octubre de 2020, España anunció que estaría representada en Venezuela por un encargado de negocios y no un embajador, al cuestionar la legitimidad del Gobierno de Maduro.

Ese anuncio se produjo días después de que llegara a España el líder opositor Leopoldo López, quien escapó de Venezuela tras estar refugiado 18 meses en la residencia del entonces embajador español, Jesús Silva, a quien Maduro acusó de ser "cómplice" de la fuga.

La visita de Gallach se produce también semanas después de tensiones entre Caracas y la Unión Europea (UE) ante la decisión de la UE de ampliar su lista de funcionarios venezolanos sancionados.

En respuesta, el Gobierno de Maduro declaró persona non grata a la embajadora del bloque en Caracas, Isabel Brilhante, y la expulsó, una medida que la UE respondió con reciprocidad.

Caracas subrayó ayer "la importancia de que el Gobierno español lidere una postura europea equilibrada, a favor del diálogo". (Télam)