La legisladora Elisa Stefanik, acérrima defensora del expresidente de Estados Unidos Donald Trump, fue elegida hoy como nueva vocera en la Cámara de Representantes del Partido Republicano, que busca unirse en medio de un explosivo debate sobre su dirección.

"Gracias a mis colegas por elegirme para el cargo", dijo Stefanik, de 36 años, tras anunciarse que será la número 3 del partido en la Cámara y la más poderosa republicana del Congreso.

"Mi foco estará en la unidad", dijo a los periodistas, citada por la agencia de noticas AFP.

"El pueblo estadounidense sabe que es mucho lo que está en juego", afirmó e indicó que una de las principales metas de los republicanos es tener un discurso coherente para recuperar la mayoría en la Cámara de Representantes, perdida en la elección de 2020.

"Lucharemos cada día contra la destructiva, radical, izquierdista, agenda del presidente Joe Biden y [la presidenta de la Cámara] Nancy Pelosi que está destruyendo a Estados Unidos", dijo.

Su designación fue anunciada dos días después que Liz Cheney, una conservadora hija del exvicepresidente Dick Cheney, fuera destituida del cargo por sus insistentes criticas a Trump y su negativa a apoyar las infundadas denuncias de fraude en los comicios de noviembre.

Trump, quien con la designación de Stefanik fortaleció su manejo del partido, la felicitó por su "abrumadora victoria".

El partido en la Cámara "está unido y el movimiento Make America Great Again (Hagamos a Estados Unidos grande de nuevo, su slogan) es fuerte", dijo el expresidente. (Télam)