Un primer vuelo con más de 80 colaboradores afganos y sus familias aterrizará esta noche en la base aérea de Torrejón de Ardoz, en Madrid, procedente de la capital de Pakistán, a la espera de que mañana llegue otro con más de 150 personas, informaron fuentes gubernamentales.

Su llegada a España se enmarca en los esfuerzos realizados por el Gobierno para continuar sacando de Afganistán a personas que colaboraron con el Ejército o con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) durante las dos últimas décadas después de que el pasado 27 de agosto se pusiera fin a la primera fase de evacuación debido al cierre del aeropuerto de Kabul, informó la agencia de noticias Europa Press.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ya había adelantado la semana pasada que se esperaba "en los próximos días" la llegada de más evacuados, pero evitó entrar en detalles por "prudencia" y "discreción", ya que la operación aún no estaba cerrada.

Los más de 230 afganos que llegarán en las próximas horas a España abandonaron su país por vía terrestre con destino a Pakistán, donde la Embajada española se encargó de atenderlos, además de verificar sus identidades y realizar toda la documentación necesaria para su traslado.

Como ya ocurrió con los evacuados en agosto, los afganos evacuados serán acogidos temporalmente en la base de Torrejón, donde se llevará a cabo todo el proceso de tramitación de su acogida y asilo, para ser trasladados a continuación a centros estatales repartidos por toda España, confirmaron fuentes del Ministerio de Inclusión.

Este nuevo puente aéreo para traer a España a colaboradores afganos y sus familias es resultado de la visita que realizó a Pakistán el 10 de septiembre el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea (UE) y Cooperación, José Manuel Albares, para recabar el apoyo de este país en los esfuerzos de evacuación.

Click to enlarge
A fallback.

Precisamente, pocos días después de su visita llegó a España un traductor afgano que trabajó para el Ejército y su familia, con quienes se reunió Albares durante su visita a Pakistán.

Desde Islamabad, y también posteriormente durante la entrega de condecoraciones al personal diplomático que trabajó en el operativo de evacuación, el ministro de Exteriores dejó claro el compromiso del Gobierno con "no dejar a nadie atrás" y seguir buscando nuevas vías con las que sacar de Afganistán a quienes ayudaron a España en los 20 años de intervención militar de Estados Unidos y la OTAN.

La primera fase de evacuación se llevó a cabo entre el 18 y el 27 de agosto con vistas en primer lugar a sacar de Afganistán a los españoles que aún quedaban en ese país, solo cinco, así como al máximo número de colaboradores afganos y sus familias que fuera posible.

En total, según los datos oficiales, se realizaron 17 vuelos de evacuación con aviones A400M del Ejército entre Kabul y Dubái, desde donde a su vez los evacuados fueron trasladados a España en un total de once vuelos.

En ellos llegaron un total de 1.926 personas, incluidos los españoles, el personal diplomático y de seguridad de la Embajada en Kabul, así como también algunos colaboradores de la OTAN, Estados Unidos y Portugal.

En Torrejón aterrizaron también varios vuelos fletados por el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) con colaboradores afganos de la UE, por lo que la cifra total de llegadas fue de 2.206.

De ese total, según informó en su momento el Ejecutivo, unos 1.700 expresaron su intención de permanecer en territorio español, incluidos algunos de los colaboradores afganos de la UE, mientras que los restantes fueron trasladados a sus países de destino final desde Torrejón, que hizo las veces de centro de actividad europeo en el proceso. (Télam)