La Justicia rusa ordenó hoy la disolución del Grupo de Helsinki de Moscú, la ONG de derechos humanos más antigua de Rusia, por presunto incumplimiento de su estatuto.

El Tribunal Municipal de Moscú "respondió a la petición del Ministerio de Justicia ruso" al ordenar la disolución de esta ONG y su retirada del registro oficial de personas jurídicas, informó el órgano judicial en un comunicado en Telegram.

A fines de diciembre, la sección de Moscú del Ministerio de Justicia presentó una solicitud para pedir "la disolución del Grupo de Helsinki de Moscú y prohibir sus actividades en territorio ruso".

La ONG está acusada de haber emprendido actividades fuera de la región de Moscú, violando su estatuto regional, al haber enviado a observadores a procesos o sus miembros a eventos en otras partes del país.

"Las afirmaciones que se hacen son absurdas. Los derechos humanos son extraterritoriales", dijo Valeri Borschev, del Grupo Helsinki de Moscú.

Al conocerse el fallo, los representantes legales de la ONG informaron que que recurrirán ante instancias superiores.

"La vida es larga. Todas las decisiones pueden ser revisadas y espero estar vivo hasta el día en el que el Grupo Helsinki de Moscú vaya a renacer", declaró el abogado Guenri Reznik, informó la agencia de noticias rusa Ria Novosti.

El Grupo Helsinki de Moscú fue creado en 1976 para supervisar el cumplimiento en la antigua Unión Soviética de sus compromisos en materia de derechos humanos adquiridos en la Declaración de Helsinki en 1975 durante una Conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa.

Esta ONG es la más antigua y es una de las organizaciones de defensa de los derechos humanos más emblemáticas. Durante años fue dirigida por Lyudmila Alexeyeva, una figura de la disidencia soviética fallecida en 2018.

En los últimos años, Rusia ha endurecido la persecución contra organizaciones o personas críticas al Gobierno, una tendencia que ha ido en aumento desde el inicio de la guerra en Ucrania, en febrero de 2022.

Hace pocos más de un año, la Justicia rusa ordenó la disolución de la ONG Memorial Internacional por violación la ley sobre agentes extranjeros, una de las principales herramientas del Kremlin para reprimir la disidencia.

La ley en cuestión señala que cualquier persona que reciba fondos del extranjero puede ser designada “agente extranjero”, aun cuando no actúe bajo la dirección de una entidad extranjera. (Télam)