La libertad de prensa en Hungría sufrió un nuevo revés después de que un tribunal de Budapest, dando lugar a una decisión gubernamental, ordenara hoy el cierre de Klubradio, la última emisora de radio independiente del país, que deberá cesar su emisión este domingo.

La corte confirmó así una decisión previa del Consejo de Medios, compuesto únicamente por partidarios del primer ministro, Viktor Orban, que ya había revocado la licencia para operar de Klubradio.

Para exigir su cierre, el Consejo adujo que la emisora había violado una ley de registro obligatorio, aunque esta infracción generalmente se salda con una multa.

Tras el fallo, el Consejo señaló que la decisión del tribunal confirma que Klubradio "ha violado las normas en varias ocasiones".

A partir del domingo, Klubradio planea continuar su labor como emlisora online, según la agencia de noticias Europa Press.

El presidente y propietario de Klubradio, Andras Arato, lamentó el veredicto al sostener que "revela la situación del estado de derecho en Hungría, mostrando que una emisora puede silenciarse con excusas inventadas".

Unas 500.000 personas escuchan Klubradio, cuya emisión ya se había limitado al área de la capital Budapest después de que Orban llegara al poder en 2010.

El premier, de ideología nacionalista de derecha, puso bajo su control a la mayoría de los medios de comunicación húngaros.

La comisionada para los Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, también repudió el fallo al expresar en Twitter: "Otra voz silenciada en Hungría. Otro día triste para la libertad de prensa." (Télam)