Un colombiano sospechado por el magnicidio del presidente haitiano Jovenel Moise, que se extraditó de manera voluntaria desde Panamá, fue acusado formalmente hoy en Estados Unidos y quedó detenido, según informó el Departamento de Justicia norteamericano.

"Mario Antonio Palacios, de 43 años, fue acusado de conspirar para cometer un homicidio o secuestrar fuera de Estados Unidos y proveer de apoyo material que resultó en una muerte, sabiendo o con la intención de que ese apoyo material fuera usado para preparar o concretar la conspiración para matar o secuestrar", aseguró la cartera del Gobierno estadounidense en un comunicado citado por la prensa local.

Apenas unas horas antes, el militar retirado colombiano había quedado bajo custodia de agentes del Departamento de Seguridad Nacional en el aeropuerto internacional de Miami, luego que Panamá informara que el sospechoso de participar en el magnicidio de Moise se había acogido a la figura poco común de "extradición voluntaria".

Palacios, que había sido detenido en octubre en Jamaica, se dirigía a Colombia tras ser deportado del país caribeño por falta de pruebas, pero fue arrestado al hacer escala en el aeropuerto internacional de Tocumen, en Panamá.

"En la noche de ayer (lunes) arribando de un vuelo proveniente de Jamaica se detuvo por las autoridades migratorias de Panamá al señor Mario Palacios, presuntamente implicado en el homicidio del presidente de Haití", dijo la directora del Servicio Nacional de Migración panameño, Samira Gozaine.

La funcionaria panameña afirmó que el arresto de Palacios se produjo porque existía una alerta de Interpol en su contra por tener en Estados Unidos "cargos de homicidio y de conspiración para matar".

Click to enlarge
A fallback.

Según Gozaine, tras su detención, Palacios "aceptó acogerse a la extradición voluntaria por lo que anoche mismo abordó un vuelo hacia Miami", reportó la agencia de noticias AFP.

En las próximas horas, Palacios tendrá su primera comparecencia ante la justicia estadounidense, que inició su propia investigación para analizar la participación de dos empresas norteamericanas, sus propietarios y la de tres haitiano-estadounidenses en el asesinato de Moise.

Palacios está presuntamente involucrado en el asesinato, el 7 de julio de 2021, del presidente Moise, después de que un comando irrumpiera en su residencia privada y lo acribillara a tiros.

De acuerdo a la investigación policial, fue uno de los exmilitares colombianos que ingresó a la habitación del mandatario, en la que este fue torturado y baleado en múltiples ocasiones, mientras que su esposa resultó gravemente herida.

Aunque 44 personas -varios haitianos, tres haitiano-estadounidenses y 15 colombianos- acusadas de participar en el asesinato de Moise fueron encarceladas en la prisión de Puerto Príncipe desde el verano, la investigación sobre el magnicidio no parece avanzar, especialmente para determinar quién o quiénes fueron los autores intelectuales.

Mientras tanto, el magnicidio parece haber amplificado la profunda crisis política en la que Haití está inmerso desde hace años. Ayer, el primer ministro de Haití, Ariel Henry, también denunció un intento de asesinato en su contra.

En una entrevista publicada el lunes, el premier dijo que tuvo que abandonar precipitadamente las celebraciones de la fiesta nacional, organizadas el sábado en la ciudad de Gonaives, bajo ráfagas de disparos que impactaron en su vehículo blindado.

Sin un Parlamento funcional desde hace dos años y con un Poder Judicial paralizado, Haití se hunde en una crisis de gobernanza que agrava la pobreza de por sí endémica. (Télam)