Un soldado murió y otro resultó herido en combates entre separatistas y tropas de Ucrania en el este del país, anunció hoy el Ejército, que denunció sucesivas violaciones al alto el fuego en la zona durante el día de ayer.

Ucrania combate desde 2014 con separatistas rusoparlantes de las provincias orientales de Donetsk y Lugansk, en una guerra con más de 13.000 muertos iniciada tras la anexión de la península de Crimea por parte de Rusia.

El centro de prensa del Estado Mayor de las Fuerzas Conjuntas de Ucrania informó en su página de Facebook que los soldados murieron en ataques rebeldes cerca de Opytne, a 10 kilómetros de Donetsk capital.

"El enemigo usó ametralladoras pesadas disparando contra las posiciones ucranianas", además de lanzagranadas automáticos, ametralladoras pesadas y armas, en otras localidades cercanas, dijo el comunicado, informó la agencia de noticias DPA.

Rusia y Ucrania han mantenido un vínculo históricamente tenso.

Esta relación se complicó aún más en febrero de 2014 cuando, tras meses de masivas protestas atizadas por Estados Unidos y la Unión Europea (UE), el entonces presidente ucraniano y aliado de Moscú, Viktor Yanukovich, fue derrocado y reemplazado por un Gobierno nacionalista aliado de las potencias occidentales.

Este giro gatilló un levantamiento separatista en la estratégica península de Crimea, donde Moscú mantuvo su principal base naval aún después de la independencia ucraniana.

La región votó por su independencia en un referéndum y Rusia luego se la anexionó sin reconocimiento de la comunidad internacional.

En medio de este contexto, las provincias de Donetsk y Lugansk, lindantes con el oeste del territorio ruso, se levantaron en armas e intentaron también unirse a Rusia.

Moscú no apoyó el intento, pero declaró legítimos sus reclamos contra el nuevo Gobierno ucraniano, que hoy pide ingresar a la alianza militar occidental de la OTAN.

Desde entonces, esas provincias siguen en manos de separatistas rusoparlantes.

(Télam)