Un productor rural y activista del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, murió hoy al colisionar la camioneta en la que escapaba de la policía luego de haber chocado intencionalmente un automóvil que tenía adhesivos del candidato y exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, conducido por una concejala del Partido de los Trabajadores (PT), en Salto do Jacuí, Rio Grande do Sul, estado que tiene frontera con Corrientes y Misiones.

El empresario ruralista Luiz Carlos Ottoni persiguió y chocó en un avenida con su camioneta Hilux el Toyota Corolla de la concejala Cleres Relevante, que conducía su automóvil haciendo campaña electoral a favor de Lula para los comicios del 2 de octubre.

Según relataron la policía y testigos, el empresario chocó su camioneta y destruyó el baúl, el asiento trasero y los faroles del automóvil, y huyó una vez que la Brigada Militar de Río Grande do Sul advirtió el ataque.

Mientras escapaba de la policía, el empresario perdió el control del vehículo tras al cruzar un puente sobre el Rio Jacuí y murió en el acto.

"Es una ciudad pequeña de 12.000 habitantes, nos conocemos todos y me siento muy amenazada", dijo la concejala, que también tenía un adhesivo del diputado Paulo Pimenta, del PT de Rio Grande do Sul.

"Basta de odio", pidió Pimenta en sus redes sociales al comentar el atentado.

El empresario ruralista era conocido por apoyar a Bolsonaro en el municipio y en las redes sociales.

El ataque se sumó a los dos homicidios perpetrados por bolsonaristas al inicio de la campaña electoral.

El jueves pasado, en Mato Grosso, un bolsonarista mató de 15 puñaladas a un compañero de trabajo tras una discusión por política, luego de que el 9 de julio, en Foz do Iguazú, en el estado Paraná, fuera asesinado a balazos por un agente penitenciario bolsonarista el dirigente del PT Marcelo Arruda, que festejaba su cumpleaños con una remera con la imagen de Lula. (Télam)