Un integrante de las fuerzas paramilitares de Colombia que cumplía una condena de 17 años de cárcel y había participado de la llamada masacre de El Salado, que dejó cerca de 100 muertos en el 2000, logró escaparse hoy gracias a la ayuda de un grupo de encapuchados de la clínica a la que había sido trasladado en la ciudad de Montería, capital del departamento Córdoba.

La fuga fue cerca de la medianoche, después de que el médico de turno de la cárcel de Montería autorizó el traslado de Edgar Ariel Córdoba Trujillo, exparamilitar conocido bajo el alias Cinco Siete, hacia la clínica La Esperanza, porque tenía un "fuerte dolor abdominal" que podía deberse a una apendicitis.

Ya en el centro asistencial, irrumpieron seis hombres armados y encapuchados, encañonaron a los dos miembros del cuerpo de custodia y vigilancia y se llevaron a 'Cinco Siete', quien perteneció al Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y había sido condenado, entre otros delitos, por el asesinato del periodista independiente Álvaro Alonso Escobar.

Además de esos seis delincuentes, otros esperaban a la salida del centro médico, en cuatro motos, reseñaron los sitios de los diarios El Tiempo y El Espectador.

Córdoba había sido detenido el 9 de marzo de 2007, condenado por los delitos de homicidio, secuestro simple, hurto, tortura, reclutamiento ilícito, concierto para delinquir, desplazamiento y desaparición forzada.

Por estos hechos, sus abogados interpusieron acciones para que ingresara a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en el 2018, pero el tribunal transicional no habilitó esa chance.

El hecho más grave que pesa sobre Córdoba es que fue uno de los responsables de la masacre de El Salado, en febrero del 2000, cuando un comando de las AUC torturó, degolló, decapitó y violó a habitantes de ese poblado. En 2008 la Fiscalía determinó que las víctimas fueron más de 100. (Télam)