El ministro de Educación de Perú, Carlos Gallardo, será sometido hoy por el pleno del Congreso a una moción de censura que, de superar los 66 votos requeridos, lo dejaría fuera del Gobierno, una opción muy real, según los últimos cálculos hechos por analistas y medios, que desnuda la profundización del choque de poderes entre el Legislativo y el Ejecutivo de Pedro Castillo.

La moción de censura, presentada el viernes pasado, cuestiona la idoneidad de Gallardo para el cargo, las designaciones en su sector y supuestas filtraciones de las preguntas del examen para nombramientos docentes de 2021, entre otras cosas.

Según un recuento del diario peruano El Comercio, la oposición tendría los votos suficientes para conseguir la salida de un nuevo ministro de Castillo, que además es parte de la llamada "ala docente" del Ejecutivo, un sector considerado de confianza del mandatario.

El vocero de Acción Popular, Elvis Vergara, dijo que hasta la semana pasada no iban a acompañar la moción, pero la investigación iniciada contra Lucinda Vásquez, legisladora del oficialista Perú Libre, e Ynés Gallardo Calixto, hija del ministro, cambió el panorama.

Ambas mujeres son señaladas por presuntamente haber filtrado la prueba docente que se desarrolló a nivel nacional el último 13 de noviembre.

Para el ministro, la denuncia es una "patraña".

Click to enlarge
A fallback.

“Yo pongo las manos al fuego por mi hija y pongo las manos al fuego también por la congresista Lucinda Vásquez”, apuntó, citado por el diario peruano La República.

“No tengo por qué renunciar, no le veo motivo, no creo que sea justo asumir una culpabilidad que no tengo”, agregó.

Vergara sostuvo que la bancada fujimorista de Acción Popular se reunirá en las próximas horas para definir su postura y, aunque prefirió no hacer cálculos, aseveró: “La bancada va a votar en bloque, independientemente de la decisión que se tome”.

En el caso de la opositora Alianza para el Progreso (APP), el vocero Eduardo Salhuana, ratificó que los seis legisladores de su bancada que firmaron la moción, entre ellos él, están a favor de la censura.

En cuanto al resto de los 15 miembros del grupo parlamentario, añadió que “también (están) a favor la mayoría” de censurar al ministro.

Según dijo, si bien APP tenía “serias observaciones” a la gestión de Gallardo, las últimas revelaciones sobre la filtración de la prueba docente generaron una mayor corriente a favor de la censura. A su juicio, el ministro no tiene un manejo serio, profesional ni competente, sino ideologizado y carente de idoneidad.

“No vemos iniciativa, proactividad, vemos a un ministro más preocupado por su sindicato, un afán de copamiento político, no se está pensando en el sector. El tema de la prueba es la expresión más cabal de esta política. Creemos que ha sido deliberado porque siempre el ministro y su grupo han estado en contra de la evaluación de los profesores”, manifestó.

Además, agregó en referencia al Gobierno de Castillo que, “en una gestión de un profesor, el sector que tiene las menores ideas de qué hacer es el propio Ministerio de Educación, lo cual es paradójico y preocupante”.

Asimismo, los miembros del también opositor Somos Perú determinaron votar a favor de la censura.

Asimismo, Renovación Popular, que promovió la moción censura, Fuerza Popular y Avanza País se inclinan por votar a favor en bloque.

En el caso del oficialista Perú Libre, la vocera Silvana Robles anticipó que el ánimo es votar unánimemente en contra. Sin embargo, no descartó posiciones dispares ya que la bancada ha votado dividida en las últimas semanas: “Desde luego que siempre habrá un voto distinto al de la mayoría. Es inevitable. Se apela al voto de consciencia”.

Cuando se discutió la admisión a debate de la moción de interpelación contra Gallardo, la mayoría de Perú Libre votó en contra. Pero tres legisladores votaron a favor mientras que uno se abstuvo. (Télam)