El gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, recibió un duro revés a su visión sobre el uso de tapabocas en las escuelas para prevenir el coronavirus luego que un juez dispusiera hoy que los distritos educativos de ese estado pueden imponerlo.

DeSantis había prohibido tiempo atrás a las escuelas tomar esa medida.

El juez John Cooper dio la razón a un grupo de padres que había denunciado el decreto del gobernador ante la Justicia por considerar que era inconstitucional, informaron medios locales.

Varios distritos escolares de Florida decidieron obligar a los estudiantes y a su personal a llevar barbijos en la vuelta al colegio ante el fuerte aumento de los contagios a nivel nacional y también del estado sureño, en gran parte por la variante Delta, mucho más contagiosa que la original.

Pero DeSantis, que rechaza esa medida por sostener que atenta contra la libertad individual, firmó un decreto el 30 de julio para impedir que las escuelas impusieran los tapabocas.

En el juicio, sus abogados y los del Departamento de Educación de Florida afirmaron que los padres tienen derecho a decidir lo que es mejor para la salud de sus hijos, según una ley estatal aprobada este año.

Sin embargo, Cooper rechazó ese argumento y afirmó que esa ley no impide que las instituciones públicas tomen medidas para garantizar la salud, siempre y cuando demuestren que esas acciones son razonables y necesarias.

"Los derechos de los padres son muy importantes, pero no están exentos de algunas limitaciones razonables", alegó el magistrado, según declaraciones recogidas por el diario New York Times y reproducidas por la agencia de noticias AFP.

El juez impidió asimismo que el Departamento de Educación castigara a los distritos escolares que no cumplieran con el decreto de DeSantis.

La semana pasada, el Gobierno estatal había amenazado con retirar a dos de los distritos considerados en rebeldía fondos equivalentes al salario mensual de los miembros de sus juntas directivas.

Desde el inicio del curso escolar en varios condados de Florida, miles de estudiantes tuvieron que permanecer en cuarentena tras contagiarse o estar en contacto con enfermos de Covid-19.

Florida es, junto al también republicano estado de Texas, uno de los más afectados por la enfermedad, en gran parte por la irrupción de la temida variante Delta, la más contagiosa de las conocidas que está estragando al país y a casi todo el mundo.

Estados Unidos sigue siendo el país más golpeado por la pandemia en términos absolutos, con 38,6 millones de casos y 635.000 muertes, según el último reporte sanitario. (Télam)