Xavier Hervas, el ingeniero de 48 años de Guayaquil y sensación en la red social Tik Tok , convertido en la sorpresa de la jornada electoral de ayer en Ecuador, anunció hoy que no se pronunciará por ninguno de los candidatos que finalmente disputen la segunda vuelta presidencial en abril próximo.

Según los guarismos oficiales, Hervas logra hasta acá casi un 16%, lo que lo coloca en un sorprendente cuarto lugar, al que llegó como candidato de Izquierda Democrática (ID) en la primera incursión política de su vida, registrada casi sobre el cierre de las inscripciones.

Casado con Anastasia Baeva y padre de dos hijas, Hervas es ingeniero en producción agroindustrial y, como tal, tiene buena parte de su carrera laboral vinculada al agroempresariado, con acciones en siete empresas del sector, según detalló el sitio Primicias.

Pero en la campaña buscó distanciarse del gran empresariado y oligarquía ecuatoriana.

Siempre dejó en claro que no heredó ninguna empresa y recordó su origen en una simple panadería.

También contó que estudió administración de empresas y ciencias políticas porque pensaba incursionar alguna vez en la actividad política.

Aunque el recuento de votos parece que llevará varios días, la palabra de Hervas se volvió hoy clave, porque el 16% que logró se vuelve apetecible para cualquiera: para el correísta Andrés Arauz, o para Yaku Pérez o Guillermo Lasso, los dos que pujan por entrar en la segunda vuelta.

“El candidato tik tok” fue la figura que usaron varios medios y, en tono burlón, algunos de sus rivales en la carrera por el Palacio de Carondelet para referirse a Hervas.

Pero la burla no les permitió entender el principal activo del candidato: se hizo fuerte en las redes sociales y, según sus propias palabras, logró por esa vía llegar al sector joven, además, de gastar poco dinero.

“Muchas veces usaron como manera despectiva eso de 'el candidato tik tok', 'el candidato de las redes sociales'. Pero ahora estoy extremadamente orgulloso de lo que logramos con el equipo, en una campaña con muy escasos recursos”, destacó hoy, y se congratuló: “Logramos que los jóvenes se conecten con la política y que muchos ciudadanos tuvieran un despertar.”

En uno de sus spots de campaña más comentados, Hervas avanza de frente a cámara en un monopatín y en el punto de llegada le proponen siempre dos opciones: Políticos de siempre/Gente nueva; Carrera productiva/Carrera política; He generado trabajo/He trabajado para el Estado; y Soluciones concretas/Propuestas falsas populistas. El postulante, se entiende, siempre elige lo que cree correcto.

En esa misma línea, hoy anunció que no apoyará a ningún candidato en el balotaje presidencial.

“Para mí sería fácil acercarme a cualquiera de esos candidatos para pedir algo, pero eso no me hace falta. Yo estoy recuperando la militancia activa y quienes quieran seguir con esas ideas de confrontación, cacicazgo, división, bueno, que vayan a buscar a otras organizaciones”, aseguró en una entrevista con el canal Telemazonas, sentado delante de una bandera ecuatoriana.

Esta definición podría golpear más a Unión por la Esperanza (Unes), la alianza que impulsa el correísmo, ya que hoy Arauz comenzó a apelar a la tendencia socialdemócrata que dice postular la Izquierda Democrática de Hervas.

“Necesitamos reactivación económica, atención a los problemas sociales. Tenemos que evitar un incendio social. Ahí hablamos de salud, de educación, de seguridad y también de alimentación. El tercero es la recuperación de los valores democráticos y contra la corrupción”, respondió Hervas en plena campaña sobre las prioridades del país. (Télam)