Un hombre abrió fuego hoy en un jardín de infantes de la región de Ulianovsk en el centro de Rusia y mató a tres personas, incluyendo dos niños, antes de suicidarse, informaron autoridades y medios.

"Según informaciones preliminares, hubo disparos en un jardín de infantes. Dos niños murieron, una maestra y el agresor también", afirmó Dimitri Kamal, vocero de la región de Ulianovsk.

Kamal precisó que la edad de los niños no se conocía con exactitud, pero que eran probablemente de "entre tres y seis años", y dijo que investigadores se encontraban en el lugar, informó la agencia de noticias AFP.

Según agencias de noticias rusas, que citaron a fuentes de las fuerzas del orden, "la causa de los disparos podría ser un conflicto familiar".

El diputado y exgobernador de la región, Serguei Morozov, indicó a la agencia Ria Novosti que las víctimas mortales eran una joven maestra y dos niños nacidos en 2016 y 2018.

La cadena Telegram Baza, conocida por sus relaciones con las fuerzas de seguridad, indicó que el hombre entró a la escuela durante la hora de la siesta, armado con un fusil de caza.

Los tiroteos mortales, especialmente en escuelas, aumentaron en los últimos años en Rusia.

El presidente Vladimir Putin se alarmó por esa situación, viendo en ello un fenómeno importado de los Estados Unidos y un efecto perverso de la globalización, lo que llevó a endurecer la legislación sobre portación de armas.

En septiembre de 2021, un estudiante de 18 años disparó con un fusil de caza en la universidad de Perm, en la región de los montes Urales, causando seis muertos y unos 30 heridos.

En mayo de 2021, un joven de 19 años disparó dentro de su antigua escuela, y mató a nueve personas, entre ellos siete alumnos, en la ciudad central rusa de Kazán.

El tiroteo más sangriento ocurrió en octubre de 2018, cuando un estudiante de secundaria mató a 19 personas antes de suicidarse en un liceo de Kerch, en Crimea, la península del sur de Ucrania que Rusia se anexó en 2014. (Télam)