Un funcionario estadounidense contrajo coronavirus pese a estar completamente vacunado, pero no tuvo contacto con el presidente Joe Biden ni con ninguno de sus colaboradores de alto rango, reveló esta noche un portavoz de la Casa Blanca.

"Quiero confirmar que ayer (lunes) un funcionario de la Casa Blanca completamente vacunado dio positivo por Covid-19 fuera del predio", dijo a periodistas la secretaria de prensa de Biden, Jen Psaki, quien precisó que el infectado, que no fue identificado, tenía síntomas "leves".

La funcionaria agregó que, de acuerdo con protocolos "rigurosos", se mantendrá alejado de la Casa Blanca mientras esperan más pruebas y que se está realizando un rastreo pormenorizado de contactos.

"Sabemos que habrá casos, pero, como muestra este incidente, en personas vacunadas son típicamente leves. La Casa Blanca está preparada para que aparezcan casos con pruebas regulares", admitió.

Psaki reveló también que hubo otros contagios de personas inoculadas entre el personal de la Casa Blanca, pero no confirmó cuántos, cuándo ocurrieron, ni si habían recibido la pauta completa del fármaco.

"Esto es otro recordatorio de la eficacia de las vacunas anticovid contra enfermedades graves u hospitalizaciones", sostuvo en rueda de prensa Psaki, citada por la agencia de noticias AFP.

Por su lado, la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, confirmó que uno de sus principales portavoces dio positivo después de reunirse con legisladores estatales demócratas de Texas que habían estado en Washington.

Desde que se vio expuesta, la persona no tuvo contacto con Pelosi, quien viene después del vicepresidente en la línea de sucesión presidencial, refirió el subjefe de su gabinete, Drew Hammill, en un comunicado.

La campaña de vacunación en Estados Unidos se estancó en las últimas semanas tras grandes avances.

Alrededor del 68% de los adultos recibieron al menos una primera dosis, pero existen grandes disparidades geográficas.

La oposición a la inyección está significativamente ligada a la división política en el país, con una resistencia mucho más pronunciada en el grupo demográfico de derecha, particularmente entre los partidarios del expresidente Donald Trump.

Ahora acosado por la temida cepa Delta, Estados Unidos sigue siendo el país más afectado desde el inicio de la pandemia, por encima de India y Brasil, con 34,1 millones de casos y 609.000 muertes, según el último parte sanitario. (Télam)