El Partido Conservador de Canadá, opositor, pidió la destitución de la jefa de gabinete del primer ministro Justin Trudeau, Katie Telford, en medio de un escándalo de conducta sexual inapropiada en las Fuerzas Armadas del país, dijo hoy la líder de esa fuerza, Erin O'Toole.

Trudeau se enfrenta a una reacción violenta tras meses de agitación política luego de que múltiples acusaciones de conducta sexual inadecuadas fueran dirigidas al exjefe del Estado Mayor de Defensa del país, el general Jonathan Vance, y a su sucesor, el almirante Art McDonald, quien se vio obligado a renunciar temporalmente y es objeto de una investigación sobre acusaciones de mala conducta que se remontan a 2010.

Trudeau, que prometió adoptar un enfoque de tolerancia cero para las acusaciones de conducta sexual al asumir el cargo, expresó repetidamente que su oficina estaba al tanto de las quejas, pero no de la naturaleza de las acusaciones.

Sin embargo, los informes de los medios sugieren que Telford tenía conocimiento de las acusaciones desde 2018.

"Si el primer ministro está diciendo la verdad y quiere que los canadienses crean que no tenía conocimiento de una denuncia de conducta sexual inapropiada presentada con respecto al señor Vance, debería despedir a su jefa de gabinete", consideró O'Toole en conferencia de prensa, según la agencia de noticias Sputnik.

El líder conservador alegó que Telford mitigó el comportamiento de Vance y posteriormente orquestó un encubrimiento para ocultar información al primer ministro y al público.

Enfatizó que no responsabilizar a su principal asesora sería una admisión de deshonestidad por parte de Trudeau.

Los principales partidos de oposición de Canadá, los conservadores, el bloque quebequense y los nuevos demócratas, presionan para que Telford testifique ante el comité de Defensa, pero los liberales gobernantes están obstaculizando los intentos.

La crisis política obligo al Gobierno a impulsar una revisión independiente de la conducta sexual inapropiada en las Fuerzas Armadas. (Télam)