Ucrania lamentó hoy la "indecisión" de Occidente para entregarle tanques pesados, y muchos de los aliados de la OTAN señalaron a Alemania como responsable de la demora y apelaron a su "responsabilidad especial" como primera potencia europea.

"Cada día de retraso significa la muerte de ucranianos. Piensen más rápido", afirmó el consejero presidencial Mijailo Podoliak en un tuit.

Por su parte, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, lamentó la prudencia adoptada por Alemania, y afirmó que está convencido de que "no hay otra solución" diferente a que sus aliados occidentales le suministren tanques.

En una inusual crítica pública, los ministros de Relaciones Exteriores de los Países Bálticos exhortaron a Alemania a "suministrar ya tanques Leopard a Ucrania", apelando a la "responsabilidad especial" que tiene el país, como "primera potencia europea".

Alemania es reticente a enviar los tanques Leopard -o a permitir que los países que tienen los manden a Ucrania- y varios reportes de medios esta semana indicaron que Berlín aceptaría sólo si Estados Unidos también envía sus blindados.

Según los expertos, estos blindados modernos podrían tener un impacto importante en los próximos combates en el este de Ucrania, donde Rusia reanudó la ofensiva tras los reveses de los últimos meses, pero los países occidentales temen que, pese a las garantías ucranianas, Kiev provoque una escalada del conflicto usando estas armas para golpear el interior del territorio ruso y sus bases aéreas y navales en Crimea, anexada por Rusia en 2014.

Por su parte, Washington afirma que no puede entregar sus tanques Abrams a Ucrania, debido a las dificultades de entrenamiento que requieren y sus altos costos de mantenimiento. 

Representantes de unos 50 países de la OTAN se reunieron ayer en la base estadounidense de Ramstein, en Alemania, sin lograr un acuerdo sobre el envío de los tanques, pese a las reiteradas peticiones del gobierno ucraniano.

El secretario estadounidense de Defensa, Lloyd Austin, evaluó que hay "una ventana de oportunidad desde ahora hasta la primavera" (boreal) para entregar los tanques occidentales.

Para Rusia, el envío de estos vehículos blindados no va a cambiar nada sobre el terreno, y el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, acusó a los occidentales de sostener una "ilusión" sobre una victoria de Ucrania.

Pero para muchos expertos, el uso de tanques pesados modernos sería una ventaja sustantiva para Ucrania en las batallas del este, donde Rusia retoma una ofensiva tras haber sufrido duros reveses en los últimos meses. 

Desde el frente de batalla, el ejército ruso afirmó hoy que sus tropas lanzaron una ofensiva en la región ucraniana de Zaporiyia, donde los combates se han intensificado esta semana tras varios meses sin movimientos.

En su informe diario, las fuerzas rusas indicaron que lanzaron "operaciones ofensivas" en la región y que "tomaron líneas y posiciones más ventajosas".

Por su parte, las tropas ucranianas dijeron en su boletín matinal que ayer hubo enfrentamientos en una decena de pueblos de esta región del sur.

En el este de Ucrania, la región de Donetsk concentra actualmente el grueso de los enfrentamientos. 

En los alrededores de Bajmut, los combates fueron intensos ayer entre las tropas de Ucrania y las fuerzas rusas, apoyados por el grupo paramilitar Wagner, que fue designado por Estados Unidos como "organización criminal" internacional.

Un alto funcionario estadounidense afirmó que el ejército ucraniano no debería intentar defender a toda costa Bajmut, sino centrarse en preparar una gran contraofensiva.

Pero Bajmut se ha convertido en un símbolo mayor, por un lado el presidente ucraniano se desplazó recientemente hasta el frente para alentar a sus tropas, en tanto que Rusia ansía un éxito en la ofensiva tras la serie de derrotas encadenadas en los últimos meses.  (Télam)