La ministra alemana de Relaciones Exteriores visitó hoy la convulsa zona de Jarkov, donde su par ucraniano volvió a pedirle que entregue tanques Leopard para reforzar la ofensiva contra Rusia bajo la advertencia de que cuanto más la demore "habrá más víctimas y más muertos civiles".

Esta fue la primera visita de un alto cargo occidental a esta ciudad devastada por la guerra y cercana a la frontera rusa.

Annalena Baerbock fue invitada por su homólogo "y amigo" Dmytro Kuleba y afirmó que la población ucraniana puede "contar con nuestra solidaridad y apoyo".

La funcionaria anunció un "nuevo paquete" de ayuda que incluye 20 millones de euros para el desminado y un fondo para desarrollar el acceso a la red de Internet satelital Starlink.

También dijo que entregarán nuevos generadores para la infraestructura energética ucraniana, que suele ser bombardeada por Rusia.

Pero Ucrania pide sobre todo que le otorguen vehículos de combate occidentales, pero Alemania todavía confirmó la entrega de tanques "Leopard 2".

"Cuanto más demore la decisión alemana, habrá más víctimas, más muertos civiles", alertó Kuleba.

Agregó que Jarkov, la segunda ciudad del país es "un símbolo de la absoluta locura de la guerra de agresión rusa en Ucrania y del interminable sufrimiento al que se enfrenta cada día la población, especialmente aquí, en el este del país".

Varios líderes occidentales visitaron Ucrania desde la invasión rusa del 24 de febrero, entre ellos el jefe del gobierno alemán Olaf Scholz y el presidente francés Emmanuel Macron.

Pero ninguno ha viajado tan al este, donde las tropas rusas se apoderaron de varios territorios.

Jarkov fue objeto de intensos bombardeos al principio del conflicto, pero las fuerzas ucranianas lograron defenderla. La línea de frente se encuentra actualmente a unos 130 km de la ciudad.

"Jarkov se ha convertido en un símbolo del éxito de la contraofensiva ucraniana que demuestran que Ucrania puede ganar con ayuda suficiente de sus socios", sostuvo Kuleba, citado por la agencia de noticias AFP.

Baerbock declaró que el país también podía recibir las armas que necesita "para liberar a sus ciudadanos que siguen sufriendo el terror de la ocupación rusa".

Tras meses de aplazamiento, Alemania anunció recientemente que enviaría 40 blindados de transporte de infantería Marder a principios de este año, pero Kiev sigue exigiendo entregas de tanques de combate Leopard.

El 25 de diciembre, una encuesta reveló que el 45% de los alemanes se opone a mandar tanques a Ucrania. (Télam)