El gobierno de Ucrania propuso hoy a Rusia dialogar junto a la acería Azovstal, en Mariupol, donde resistían combatientes y civiles ucranianos, en una ciudad controlada casi totalmente por las fuerzas rusas.

"Hemos invitado a los rusos a llevar a cabo una sesión especial de diálogos justo al lado de la planta de Azovstal", declaró el asesor presidencial Oleksiy Arestovich, que indicó que "esperaba la respuesta" de la delegación rusa, informó la agencia de noticias AFP.

Horas antes, otro consejero de la presidencia ucraniana, Mijailo Podoliak, tuiteó que el gobierno exigía "una tregua" en Mariupol por la Pascua ortodoxa, que se celebra hoy.

También pidió "un corredor humanitario inmediato para los civiles" varados en esa ciudad portuaria, así como "un acuerdo para unas negociaciones especiales para intercambiar prisioneros militares".

De acuerdo con el presidente Volodimir Zelenski, en la gran fábrica de Azovstal resistían combatientes ucranianos de la ciudad, sin comida ni municiones, y "alrededor de un millar de civiles, mujeres y niños" y "centenares de heridos".

Días atrás, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, había reclamado la rendición de esos últimos combatientes y pedido a su ejército que asedie "la zona de forma que ni una mosca pueda pasar".

Rusia afirma que persigue el "control total" del sur de Ucrania y de la región del Donbass, integrado por las provincias separatistas rusoparlantes Donetsk y Lugansk.

De esa forma, sería posible tender un puente terrestre hacia Crimea, que Moscú se anexionó en 2014.

Este es un nuevo paso en el proceso de negociación entre Rusia y Ucrania, que, hasta el viernes último, según había manifestado el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, estaban estancadas.

La semana pasada, el gobierno ucraniano había señalado que las negociaciones con Rusia eran "extremadamente difíciles". (Télam)